Retos en Leioa ante las propuestas de la Semana Europea de la Movilidad

María José Peleteiro I Concejala de EH Bildu Leioa

La Semana Europea de la Movilidad es una iniciativa que anima a las ciudades a introducir y promover medidas de transporte sostenible e invitar a la ciudadanía a probar alternativas al uso del automóvil. La Comisión Europea ha establecido dos objetivos para la movilidad urbana: eliminar los coches de combustibles convencionales en las ciudades para 2050 y avanzar hacia una logística urbana sin emisiones en los principales centros urbanos para 2030.

Entre las propuestas de acción del documento elaborado para la ocasión se establecen dos niveles, uno de sensibilización de la ciudadanía a favor de la reducción del uso del coche durante estos ocho días y aquellas otras propuestas que persiguen objetivos a mas largo plazo. Estas últimas exigen un cuidado debate para conseguir la complicidad de la población pero, sobre todo, exigen una acción decidida de la administración pública para desarrollar programas de actuación e inversiones dirigidas a garantizar aquellas infraestructuras que posibiliten un transporte público eficiente, una conducción ciclista segura y sendas urbanas para caminar.

Para planificar de forma uniforme los desplazamientos a pie y en bicicleta en las ciudades y para que esas estrategias se alineen con la estrategia global de movilidad urbana, es necesario adoptar planes o estrategias dedicados a tales objetivos, que deben formar parte de un Plan de Movilidad Urbana Sostenible.

Siempre que sea posible, al menos una de estas medidas debería ser una reasignación permanente del espacio de carreteras a favor del destinado a caminar, ir en bicicleta o del transporte público; por ejemplo, unas aceras más anchas, un nuevo carril para bicicletas o autobuses, un nuevo programa para calmar el tráfico o un menor límite de velocidad. Son medidas que no tienen por qué ser costosas y mostrarían el compromiso de la institución local con una movilidad urbana sostenible.

Leioa tiene un gran problema de movilidad externa e interna

En lo que a la movilidad interna respecta, tenemos un pueblo dividido por una autopista que atraviesa el municipio, con una gran dispersión, y por lo tanto, con barrios muy distantes unos de otros. Además la orografía, sobre todo en el lado noreste de la Avanzada, es bastante exigente, con bastantes cuestas. Estos barrios situados en la periferia y no tan en la periferia (Mendibile, Elexalde…..) están totalmente desprovistos de  servicios básicos (panadería, pescadería, fruterías..) y de equipamientos públicos suficientes. Esto obliga a los residentes a moverse con mucha asiduidad para acudir al gimnasio, a la peluquería/ tintorería… y para comprar los productos básicos. También favorece/obliga a coger el coche para desplazarse a los centros comerciales de la localidad. El sistema de nuevos autobuses puesto en marcha ha servido para transportar personas fundamentalmente al metro, pero no es suficiente para cambiar los hábitos y que la gente de los barrios más alejados del centro participe cotidianamente de las actividades del pueblo –salvo momentos puntuales como la Umore Azoka o las fiestas– y realice sus compras en el centro del municipio. En ese sentido el sistema del comercio local de trasladar la compra a domicilio es una buena idea pero que, por si sola, sin otras medias de acompañamiento no va a servir para cambiar las inercias. Además, y como un perro que se muerde la cola, el centro de Leioa tampoco es capaz de absorber toda esa afluencia de vecinas y vecinos que tienen la buena costumbre de consumir en los locales comerciales y hosteleros del centro. No tenemos aparcamientos colocados en sitios estratégicos que retiren los vehículos de nuestras calles. La consecuencia de todo ello es que producto de estas circunstancias el vehículo particular es dueño y señor de nuestras calles.

En lo que respecta a la movilidad externa –fundamentalmente de paso de y hacia otras localidades– implica que a este modelo de movilidad interna que hace un uso abusivo del vehículo privado se añade una invasión cotidiana de vehículos que atraviesan las principales arterias de Leioa. La ubicación alejada del metro y la falta de un sistema ágil de autobuses para trasladarse a Bilbao, producto de las grandes caravanas en hora punta acaban por configurar una movilidad en Leioa agobiante para usuarios de los coches, peatones y para los pocos ciclistas que se arriesgan a coger sus bicicletas para trasladarse al trabajo, gimnasio, biblioteca… Para terminar de definir este escenario caótico nos encontramos con el transporte escolar que en horas punta ayuda al colapso de la movilidad.

Aprender de las experiencias ajenas

La movilidad es un problema de todas y cada una de las ciudades de la gran conurbación que constituye el Bilbao Metropolitanos, así como de otras grandes ciudades de Europa. Pero sabemos que poco a poco muchas de estas ciudades han empezado a poner freno a la preponderancia del vehículo motorizado mediante medidas de diferente tipo. Está claro que el problema de la movilidad se tiene que abordar a nivel del Gran Bilbao para poder solucionar los problemas a nivel mas local. A nivel técnico hay incertidumbres, pero también se está avanzando en el logro de grandes consensos sobre cómo avanzar para conseguir una movilidad mas sostenible.

Si las recetas están es hora de empezar a colocar las piezas para, poco a poco, ir completando el puzzle. Para ello, es necesario pensar en alternativas a la Avanzada que no supongan trasladar el problema de contaminación atmosférica y sonora a otro lugar; facilitar y estimular las formas alternativas de desplazamiento haciendo de nuestras calles lugares seguros para moverse andando o en bicicleta; habilitar espacios para aparcamientos disuasorios localizados al lado de los transportes públicos; primar las plataformas de uso exclusivo o prioritario para el transporte público; exigir a las empresas que provean a sus trabajadores de transporte colectivo bien articulado con el transporte público o con la utilización de la bicicleta; estudiar y buscar una conexión con la universidad en autobús (BEI) y plantear la circulación por la Avanzada de un sistema similar que favorezca el desplazamiento a Bilbao y/o Getxo a quienes viven en los barrios mas alejados del metro; reimplantar un verdadero sistema de préstamo publico de bicicletas que incluyan –dada nuestra orografía- bicicletas eléctricas– y que esté coordinado con los municipios vecinos; impulsar el bidegorri de la ría y promover su conexión con la UPV/EHU; dotar de aparcamientos seguros para guardar las bicicletas y no tener que llevárselas y guardarlas en casa…

En definitiva, es hora de hacer un diagnóstico participativo con la gente que habita en nuestro pueblo y hace uso de nuestras calles y carreteras e iniciemos la primera fase de lo que tiene que ser un verdadero Plan de Movilidad Sostenible de Leioa.

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude