EH Bildu-EH Bai :: Acercando una Euskal Herria soberana entre iguales

EH Bildu, EH Bai

Aunque nos resulta difícil visualizar la idea de una celebración en la actual pandemia, transcurrido ya un año desde   que ésta sacudió al mundo a las puertas del anterior Aberri Eguna, con esta Declaración  EH Bai y  EH Bildu  Queremos llamar al conjunto de la ciudadanía vasca a celebrar este Aberri Eguna, el segundo en plena pandemia, en el marco de la iniciativa conjunta Euskal Herria Batera, siempre cumpliendo escrupulosamente todas las medidas de precaución y seguridad, pero esta vez llevando la celebración de los balcones y las ventanas a las plazas de nuestros pueblos y de nuestras ciudades.

Mostrando nuestra solidaridad con los hombres y mujeres que trabajan en la primera línea de la pandemia, reiterando otra vez nuestro agradecimiento, como hemos venido haciendo durante el resto del año, dpor  el ingente trabajo realizado. Hoy queremos subrayar la reivindicación de un futuro basado en el derecho a decidir y la territorialidad de nuestro pueblo, mostrar la función del Estado vasco independiente. Este pequeño país que aún no ha sido reconocido por el mundo, tiene su granito de arena que ofrecer en esta crisis humana y planetaria, con la sostenibilidad de la madre tierra y la vida digna de toda persona como objetivo, puede ofrecer su granito de arena en la construcción de un mundo mejor. En este Aberri Eguna de 2021 quereemos proclamar a los cuatro vientos nuestra firme voluntad de que florezca una Euskal Herria soberana e independiente entre iguales a lo largo y ancho del país, de Carranza a Maule, de Tutera a Pasaia.

Son muchas las lecciones que nos ha dejado este año. La pandemia no golpea por igual a todos los sectores ni a todas las personas, sino que hay situaciones de vulnerabilidad que se focalizan en sectores concretos y también hay países que se encuentran sin posibilidad de actuar con la capacidad necesaria en situaciones difíciles. El rastro que la globalización capitalista ha dejado también en nuestro país hace que el proyecto político de un Estado igualitario y progresista tenga plena actualidad. Hemos subrayado que en esta próxima década va a haber un tiempo para los grandes retos y transformaciones que se van a caracterizar por una mayor desigualdad social y una mayor crisis climática.

Cuando se está produciendo una clara ofensiva que persigue derribar el sistema de bienestar, garantizar las políticas públicas necesarias para dar una  vida digna a todas las personas es una prueba, hoy más que nunca necesaria de que soberanía y bienestar van de la mano. De igual modo esta crisis también es testigo de que cuanto más cerca están los centros de decisión de los territorios donde se deben implantar estas decisiones con mayor eficacia se responde a las distintas situaciones.

Neoliberalismo o soberanía, transformación o colapso, esas son las principales encrucijadas que caracterizan este inicio del siglo XXI. Nuestra elección es la independencia y la soberanía para Euskal Herria en un momento en el que la sombra de la profunda crisis de los estados español y francés se refuerzan las tendencias al autoritarismo y a la desdemocratización. La soberanía, en definitiva, es una nueva oportunidad para escribir nuevas normas. El independentismo de izquierdas tiene la obligación de asumir ese gran reto y liderar un proceso que va a ser difícil pero a la vez fructífero. ¿Quién lo hará si no lo hacemos nosotros y nosotras?

También queremos hacer una mención especial a la situación que viven las y los presos y exiliados vascos que han pasado a estar cautivos de los estados español y francés como venganza para anular el proceso soberanista que se va a abrir en Euskal Herria. Más inaceptable es aún la situación excepcionalmente agravada por la COVID19, en la que se han multiplicado el dolor y la injusticia que están padeciendo. Desde aquí les trasladamos nuestra solidaridad y apoyo más sentidos.

La soberanía y la independencia de Euskal Herria es un proyecto político contemporáneo. La capacidad que tiene Euskal Herria deriva de la colaboración entre su ciudadanía y sus agentes económicos, sociales y políticos. Somos un pueblo vivo, compuesto por personas diversas, con el conocimiento colectivo necesario para afrontar los retos que tenemos como país. La construcción de una Euskal Herria soberana es precisamente el proceso de activar toda su capacidad y el conocimiento y ponerlo al servicio de la mayoría de la sociedad vasca

¡Abordemos esta tarea con ambición!

A las redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *