Los pensionistas vascos, «indignados» por el retraso en la subida de su paga

En el último lunes del año, pensionistas de Bizkaia se han vuelto a concentrar y han mostrado su decepción por la decisión del Gobierno del PSOE  de retrasar la subida de las pensiones en el útimo Consejo de Ministros I Han asegurado que seguiran movilizándose

En el lunes número 103 desde que el Movimiento de Pensionistas de Bizkaia comenzó con sus movilizaciones, en Leioa han sido 50 las personas reunidas en el Bulevar de la Travesía Iparraguirre en defensa de unas pensiones dignas y de una pensión mínima de 1.080 € mensuales.

En Bilbao, centenares de hombres y mujeres pensionistas se han vuelto a concentrar ante el Ayuntamiento de Bilbao y han mostrado su decepción y enfado ante la congelación de las pensiones decretada por el Gobierno del PSOE, tras las promesas electorales de que iban a ser «lo primero».  «Después de dos años haciendo concentraciones y manifestaciones, lo que hemos conseguido hasta ahora es, materialmente hablando, muy poco», ha lamentado Jon Fano, uno de los portavoces habituales del colectivo.

Andrea Uña, otra de sus habituales portavoces, ha manifestado que se encuentran «muy cabreados, muy indignados, porque no nos esperábamos la congelación de las pensiones del último Consejo de Ministros». Según Uña, el Gobierno en funciones «podía haber hecho un gesto y pasar de promesas a acciones». «Las promesas del 10 de noviembre, en las últimas elecciones, eran poner en el centro las pensiones, poner nuestra revalorización en el centro, hablar de las pensiones y escucharnos, pero el regalito que nos dejan es la congelación», ha criticado Uña. «Estamos otra vez exactamente igual que el Día de la Marmota, estamos en la casilla de salida y esto no lo podemos permitir. Algunos llevamos muchos años sin poder poner la calefacción, sin poder pagar los medicamentos. Incluso se ha quemado un matrimonio mayor por tener braseros», ha remarcado.

También ha recordado que Sánchez limita su propuesta de subida de las pensiones al 0,9% y «deja sin límite de tiempo cuándo se va a subir el SMI, planteando que eso debe salir del acuerdo entre empresarios y sindicatos». Por su parte, Jon Fano ha manifestado que «el 0,9% no palía la pérdida de las pensiones sufrido hasta 2018 y, sobre todo, no hay nada que haga referencia a acercar las pensiones mínimas a 1.080 euros, ni siquiera se ha planteado subirlas el 3%».

Los pensionistas asimismo han subrayado que «tampoco estamos orgullosos» con los presupuestos de Lakua aprobados la semana pasada, ya que «el complemento de las pensiones no se acerca a los 1.080 euros».

Huelga General del 30 de enero

El Movimiento de Pensionistas ha vuelto a llamar a participar «activamente» en la Huelga General convocada para el 30 de enero por la Carta de los Derechos Sociales de Euskal Herria en coordinación con sindicatos y diferentes movimientos sociales «en defensa de las pensiones públicas, el empleo y una vida digna». Saldrán a la calle «de pie y de frente» para exigir al Gobierno, una vez más 1.080 euros de pensión mínima y 1.200 de Salario Mínimo Interprofesional.

«Nos toca extender a todos los pueblos la dimensión social de esta movilización. Tenemos que convencer a todos aquellos que tenemos alrededor de que nos estamos jugando las pensiones, el empleo y los derechos sociales no solo nuestros, sino de nuestras hijas y nietas», ha destacado Fano. «Sin unidad no hay victoria y tenemos que salir a la calle todos juntos», ha señalado Uña, quien ha apuntado que los pensionistas no son «rehenes» de ningún partido y que «gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden». Por ello, ha insistido en la necesidad de conjugar «la calle y la lucha» para alcanzar la victoria en el logro de sus reivindicaciones.

A las redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *