Reivindican un sistema sanitario público de calidad frente al hospital de Urduliz

Varias plataformas de defensa de la sanidad pública de Uribe Kosta, Txorierri y Mungialdea han realizado hoy martes un acto ante el hospital de Urduliz en el que han entregado a la Dirección de la OSI Uribe 1.250 reclamaciones recogidas en las últimas semanas con el fin de exigir un servicio público de salud de calidad.

En el mismo han explicado que la pandemia ha provocado que el sistema sanitario público haya vivido en los dos últimos años un sinfín de carencias, como la falta de atención presencial, la falta de recursos en la atención primaria y las precarias condiciones de las trabajadoras y trabajadores. Han denunciado que Osakidetza culpabilizó a la pandemia y a la falta de profesionales cuando se colapsó la atención primaria, pero han subrayado que “si la atención primaria se ha desbordado, ha sido consecuencia de las políticas del Gobierno vasco durante muchos años. Privatización, externalización de servicios, precarización de las condiciones de trabajo del personal del sistema público, restricciones… han colapsado el sistema sanitario”.

Frente a ello, Leioan Bizi plataforma, Algortako Osasun Publikoa Aurrera, Erandioko herri-plataforma, Mungiako Izartu y el grupo de apoyo a la salud pública del Txorierri han trabajado conjuntamente para luchar por un sistema sanitario público, universal y de calidad que responda a las necesidades sanitarias de la población. Así, señalan que, además de las medidas puntuales que aparecen en las reclamaciones presentadas hoy, es importante impulsar medidas para garantizar un sistema sanitario público gratuito y de calidad, “por ejemplo, basado en la investigación y la prevención, y entendiendo la salud de forma integral, poniendo en primera línea el bienestar de todas las personas”.

En la comparecencia han destacado que no van a aceptar ninguna excusa para justificar la «escasa inversión» en el sistema sanitario que se está realizando: «Igual que hubo dinero para rescatar bancos y ahora han encontrado la vía para aumentar el gasto militar, hay dinero para reforzar los servicios públicos. Es una cuestión de voluntad política».

Así, reivindican la necesidad de dar pasos en la construcción de un sistema sanitario diferente, que no implique la precarización del personal, que garantice la participación ciudadana y que atienda realmente las necesidades de la ciudadanía. «Y que garantice un servicio en euskera en todo el territorio y sea gratuito, universal y de calidad».
A las redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.