El leioaztarra José Ramón Sanz, primer vizcaíno en cruzar el Canal de la Mancha a nado

El pasado 20 de julio, el leioaztarra José Ramón Sanz se subió a la embarcación Masterpiece de madrugada en la localidad británica de Folkeston. Este barco, que le habría de acompañar durante toda su travesía le acercó hasta el punto convenido para iniciar el cruce del Canal de la Mancha. En él iban embarcados su mujer Amaia, su amigo Txusmi y un árbitro de la Channel Swimming Associaton encargado de certificar la consecución del reto.

Le acompañaban también su bandera del Athletic y su camiseta “Smile you Brave” en honor a Maialen Aulestia, niña bilbaína de 6 años con Síndrome de Donahue, del cual solo se conocen dos casos en el mundo. A ella dedicó su travesía y contribuyó a su causa publicitando la venta de camisetas para recaudar fondos (www.gomaialen.com). Joserra se metió al agua a las 4:45 y ya no saldría hasta 13 horas después cuando llegó a la playa francesa de Audinghen. Entre medias una infinidad de brazadas salvando las corrientes y las aguas frías del Canal.

Joserra comenzó el reto de noche, sin neopreno –pues así lo determinan las normas–, con una luz intermitente en su gorro y otra en el bañador. Bien embadurnado de una mezcla de lanolina y vaselina para mitigar en lo posible el frío y las rozaduras estuvo nadando en la oscuridad durante unas dos horas siguiendo la estela que le marcaba el Masterpiece. Pronto amaneció con lo que las luces se hicieron innecesarias, pero durante las tres primeras horas de nado el leioaztarra se encontró con un problema inesperado, las medusas. Éstas no suelen aparecerse a los nadadores en el Canal de la Mancha por la temperatura de sus aguas, sin embargo, Joserra las vio y las sintió, ya que aunque eran de buen tamaño, lo cual las hacía visibles, ellas se hicieron notar en forma de picotazos. Mentalizado y preparado para el frío y las largas horas que le esperaban braceando, las molestas invitadas a la travesía añadieron una dificultad más al reto.

Rumbo hacia el este evitando la línea recta

El Masterpiece marcaba un rumbo hacia el este evitando la línea recta de 34 kms hacia el sureste que supone el camino más corto hasta Francia. La idea era cruzar la fuerte corriente del canal e incluso aprovecharla a posteriori. El nadador leioaztarra, que paraba a comer cada hora y cuarto aproximadamente a base de platanos, barritas energéticas y bebidas se plantó a mitad del recorrido sintiendo un poco de frío, para lo cual disponía también de té caliente. Los kilómetros iban quedando atrás cuando Joserra enfiló hacia el sur cogiendo velocidad. La costa francesa ya se avistaba hacia las 9 horas de nado y el ritmo era bueno. Sin embargo Joserra necesitó esas fuerzas que aún conservaba para salir de esa corriente y enfilar las últimas horas de nado con el cansancio acumulado y la reaparición de las medusas. Finalmente la llegada a la playa se produjo 13 horas y 3 minutos después de su partida y 48 kms después, y aunque el tiempo es lo de menos éste nos da la magnitud del esfuerzo realizado.

El próximo año, cita con el estrecno de Santa Catalina, Los Ángeles

José Ramón Sanz es un jugador de waterpolo de Askartza en donde a sus 50 años todavía participa en campeonatos master. Durante todo el invierno ha estado preparándose para este reto con sus amigos de la asociación de aguas abiertas Galea Ur Irekiak. Ha preparado la travesía tanto en piscina como en el mar en donde ha llegado a nadar a 8º C sin neopreno en su intento de aclimatar el cuerpo al frío del Canal. Si enorme fue el esfuerzo realizado el día de la prueba no se queda atrás aquel necesario para nadar a diario, a veces en doble sesión. Un esfuerzo que sobre todo reconocen su familia y amigos de Askartza y Galea Ur Irekiak.

Pero esto no acaba aquí. El año que viene Joserra irá a por la llamada Triple Corona que consiste en completar las tres travesías más duras del planeta: La vuelta a la isla de Manhattan, el Canal de la Mancha y el cruce del Estrecho de Santa Catalina en Los Ángeles. Una vez completadas las dos primeras el leioaztarra no tiene ninguna duda de que será capaz de hacer la tercera lo que le podrá directamente en la historia de la natación vizcaína.

A las redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *