El Obispo de Vitoria de visita en Ondiz

Fotos antiguas I Idoia López, leihoa.info

Era el año 1943. Hacía tan sólo 6 años que los franquistas habían entrado en Leioa e impuesto sus normas y sus leyes. Cuatro desde que se había adueñado de todo el territorio del Estado. El Obispo de Vitoria, Carmelo Ballester, giró visita a Ondiz. Y como solía ser habitual en estos casos, todas las “fuerzas vivas” de la dictadura en Leioa se reunieron en torno al jerarca de la Iglesia. No faltó el entonces alcalde, Saturnino Barreiro; ni Juan Barquín, párroco de la iglesia de San Juan; ni Clemente Beltrán de Heredia, cura de Lamiako; ni las hermanas Zavala, Teresa y Mercedes. Tampoco podía faltar el jefe de la policía municipal, Francsico Cano; ni, por supuesto, el presidente de la Diputación de “Vizcaya” en la nomenclatura oficial de la dictadura, José Luis Goyoaga Escario. Tampoco podía faltar la niña (de buena familia, vistas las ropas que vestía en aquel año de hambre y fuertes penurias para la mayoría de la población) que se acercase a besar la mano y el anillo del Obispo. Tiempos, afortunadamente, pasados, si bien no por ello su poso se ha dejado de sentir en la actualidad.

La fotogarfía está tomada de la publicación Leioa. Herri baten aldiuneak – Instantes de un pueblo, publicado por el periódico Deia y patrocinado por el Ayuntamiento de Leioa, que cedió las fotos del Aula de Cultura cedidas por distintos vecinos y vecinas del municipio.

A las redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *