Hacen llegar las propuestas de la contracumbre a los mandatarios del G7

Ayer finalizó la contracumbre del G7 apoyada por movimientos sociales, sindicato y partidos políticos de izquierda.

A mofo de final, las plataformas G7 EZ y G7  Alternative se dirigieron en manifestación hacia Biarritz, donde se han celebrado las reuniones de los jefes de estado del G7, para hacerles llegar las alternativas planteadas en estas jornadas. Pero no consiguieron hacerlo directamente, porque la policía francesa les impidió llegar hasta ellos. Por ello, decidieron hacer una sentada de siete minutos de duración.

Mientras tanto, los portavoces de G7 EZ y G7 Alternative dieron una rueda de prensa. Junto a la denuncia de las detenciones practicadas en los días anteriores, dieron a conocer el manifiesto de siete puntos que recoge sus propuestas. En el mismo, plantean siete grandes problemas y las alternativas que ofrecen ante los mismos. Los siete puntos son los siguientes: emergencia climática, los perjuicios del libre comercio, la necesidad de la una regulación internacional democrática, la necesidad de hacer frente a la dominación patriarcal, hacer frente a la hegemonia de las multinacionales, hacer frente al dumping y a la huida de capitales y la multiplicación de las guerras.

Según manifestaron sus portavoces, «achacamos al G7 sus hipócritas competencias. Realizan falsas promesas y organizan una salida folclórica». Consideran que «han estado trabajando dos países en Euskal Herria: de un lado, la de la élite política y económica, llena de hipocresía y totalmente ineficaz ante los retos globales de la humanidad. Por otra, los movimientos sociales, que tienen en cuenta las necesidades cotidianas de las mayorías sociales y apuestan por alternativas y valores progresistas y responsables».

Por otro lado, reclamaron «una reforma justa del sistema fiscal para luchar contra la fuga de capitales, un tasa fiscal para las multinacionales con el apoyo de un organismo de la ONU en el que todos los países negocien en igualdad de condiciones». Igualmente, denunciaron que «el gobierno francés, al igual que su homólogo español, es incapaz de ofrecer solución alguna a las reivindicaciones del pueblo vasco, situación que los cientos de presos políticos vascos viven como una provocación añadida continuamente».

Además, apuntaron «la necesidad de cambiar radicalmente nuestro modelo económico», de tal modo que «se hagan cumplir las necesidades ecológicas, sin convertir el crecimiento en un objetivo en sí mismo».  En tal sentido, reclamaron «la urgente necesidad de poner final a la impunidad de las multinacionales»  y de «hacer respetar los derechos humanos y el medio ambiente», para lo que exigieron «una normativa legal clara» por parte de los estados.

G7aren kontragailurraren laburpena bideotan

A las redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *