Txanda librean :: La Avanzada: Derecho a respirar, sostenibilidad y transporte público (y II)

Mª José Peleteiro I Médica, Master en Salud Pública

Ante el problema que suponía para el municipio una autovía no suficientemente soterrada y con un nivel de tráfico diario  tan importante, en 1.999 se planteó como una cuestión de alta prioridad política y técnica y con un alto grado de consenso político la cubrición de La Avanzada. Ocho años más tarde, en noviembre de 2007, se volvió a discutir el tema de la cubrición de La Avanzada: El juntero del Grupo Mixto Andoni Arriola expuso las siguientes consideraciones: “En el año 1999, al final del mandato, todos los grupos políticos del Ayuntamiento de Leioa aprobaron un proyecto que suponía el soterramiento de La Avanzada y la peatonalización de la calle Sabino Arana. El Ayuntamiento sufragaría la mitad del costo y la Diputación la otra mitad, pero como quiera que esta última no disponía en aquel momento del dinero necesario, quedó pendiente para el siguiente mandato. Transcurridos ocho años, el proyecto no se ha materializado como fue consensuado, y tan sólo se han adoptado una serie de medidas para agilizar el tráfico y se ha comenzado a ejecutar una de las dos pasarelas elevadas sobre la carretera”.

Mientras tanto se sucedían las quejas, recogidas de firmas y concentraciones por parte del vecindario más directamente perjudicado en contra de la afección causada por el ruido. Recurriendo a la hemeroteca nos vamos acordando de las quejas vecinales: “El ruido de los coches es insoportable de noche, y en verano no puedes dormir con las ventanas abiertas”. “La Avanzada es un cáncer para Leioa», manifestaban también los vecinos. «Atascos diarios a horas punta, ruidos todo el día y por la noche, y un pueblo dividido en dos, eso es lo que nos trajo», se quejaba Ibon, otro residente en una noticia del año pasado (Deia, 25/10/2016).

En respuesta al malestar vecinal, la Diputación Foral de Bizkaia presentó al Ayuntamiento de Leioa a mediados de 2009 un anteproyecto de cubrición de los tramos en trinchera o falso túnel de La Avanzada valorado en 36 millones de euros que supondría duplicar la actual zona de bulevar hasta alcanzar los 620 metros de cubrición. No obstante, el Ayuntamiento, para analizar las otras dos propuestas de distintos grupos municipales sobre la posible solución final a La Avanzada, encargó a una empresa de ingeniería un estudio sobre la posibilidad de soterrar completamente dicha carretera a su paso por Leioa (entre 1.5 y 2 kilómetros) y la de acometer un vial de circunvalación que permitiera prescindir de ella como vía intermunicipal. Dicho estudio concluía que ambas alternativas eran inviables debido a múltiples razones de índole técnico, social y económico.

Análisis de las propuestas: un debate amplio y riguroso es necesario

Tres son las propuestas que se han manejado para afrontar fundamentalmente el problema de la congestión de tráfico (que no los problemas de salud que el mismo genera en la población leioaztarra):

  1. Cubrición de La Avanzada, limitada casi prácticamente al tramo central hoy descubierto, por lo que no solucionaría ni la contaminación acústica ni atmosférica.
  2. Intervención orientada a deshacer el nudo de Kukularra, que ayudaría a solucionar el cuello de botella que representa en la actualidad el acceso al corredor del Txoriherri y que aliviaría el atasco de los coches en hora punta en sentido Getxo-Bilbao.
  3. Habilitar una circunvalación por la parte alta, a través de Kurkudi, construyendo el denominado Vial Norte que enlazaría con el corredor de Uribe Kosta a la altura del parque comercial Artea, pasando por las inmediaciones de la UPV/EHU y que se encuentra, al parecer, en fase de redacción técnica.

Ninguna de estas alternativas, tal y como están planteadas, contempla afrontar el problema en su globalidad. Y no lo hacen porque no se plantean cómo reducir el problema en origen, es decir, de qué instrumentos debemos dotarnos para afrontar el ingente crecimiento del número de desplazamientos realizados con el vehículo privado, que además en la gran mayoría de los casos circulan ocupados por un solo conductor o conductora.

A las redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *