Plan de Acción sobre el ruido de las carreteras :: Participación pública encorsetada y falsedad en el fondo del debate

EH Bildu Leioa

La formalidad de la fase de información y participación pública en los proyectos de las distintas instituciones locales –Ayuntamiento y Diputación– abriendo un plazo, casi siempre escaso (cuando no irrisorio) para la realización de alegaciones, se revela, en el caso del Plan de Acción para la mejora de la calidad acústica de las carreteras de Bizkaia como un modelo encorsetado que limita al máximo la capacidad de influir en dichos proyectos o intervenciones. En primer lugar, porque las normas legales – aún siendo ya relativamente antiguas – actúan como carriles de los que no es posible salirse. Y en segundo lugar porque los que solicitan opinión y los que la interpretan son los mismos, con lo que podemos entender que las reglas de juego no son las mismas para todos. No solo la administración juega con ventaja a la hora de tener acceso a la información, sino que ni siquiera aclara la fuente de los datos y no siempre facilita el acceso público a los mismos.


«Los que solicitan opinión (Diputación Foral de Bizkaia) y los que las interpretan son los mismos, con lo que podemos entender que las reglas de juego no son las mismas para todos»


Así,  frente a la demanda razonable del Ayuntamiento de contemplar en las ayudas a las viviendas las construidas con posterioridad a 2003, la Diputación se cierra en banda y no deja el mínimo resquicio a cambiar los criterios, y de paso, le da un buen tirón de orejas al ayuntamiento con argumentos referidos al incumplimiento por parte del mismo de las acciones preventivas en la construcción de edificios residenciales posteriores a 2003.

El argumento complementario es que de momento se han elegido tres edificios residenciales entre los que se encuentra el numero 17 de la calle Iturribide,  a modo de estudio piloto sobre la “idoneidad de la metodología propuesta, así como de la cuantía de la propia subvención”, según lo publicado en el Boletín Oficial de Bizkaia (BOB) del 6 de febrero del 2020 .

Mucho más grave nos parece que mientras se aborde la solución definitiva de soterramiento de la Avanzada, no se plantee ningún tipo de protección con respecto a la contaminación acústica que sufren cerca de 700 alumnos del complejo educativo formado por el Euskaltegi, CEIP Txomin Aresti, Musika Eskola y Haurreskola.

Por otra parte, nos parece también muy grave que el propio Ayuntamiento, en sus alegaciones, parta de aceptar un proyecto de cubrición incompleto y obsoleto de la Avanzada, proponiendo medidas supletorias que no caminan en el sentido de ir al origen y a la raíz del problema.


«El propio Ayuntamiento parte de aceptar un proyecto de cubrición incompleto y obsoleto de la Avanzada, proponiendo medidas supletorias que no caminan en el sentido de ir al origen y a la raíz del problema»


 

Tampoco nos parece aceptable que a través de la alegación sobre el trazado, y desviando la atención sobre el soterramiento, el Ayuntamiento interrogue en cuanto al rechazo de posibles desvíos del tráfico por recorridos alternativos. La discusión sobre estos posibles desvíos a través de nuevas carreteras no haría mas que ahondar en el problema, pues es de todos conocido que el aumento de la oferta de redes viales se traduce inmediatamente en un nuevo aumento de la demanda llevando a una espiral peligrosa.  Por otra parte, esta propuesta, al desviar la verdadera discusión rompe el consenso alcanzado en la Comisión informativa municipal de Territorio cuando se ha abordado esta cuestión.

También nos parece inaceptable la contestación a la plataforma Leioa Martxan ante su solicitud de que se estimen los aforos actuales. La respuesta de la Diputación – “los cambios actuales en los flujos de tráfico se verán reflejados en los siguientes Mapas Estratégicos de Ruido que se llevarán a cabo con la información disponible más reciente en el momento de su desarrollo y cuyos resultados serán la base del siguiente Plan de Acción para diseñar medidas correctoras, preventivas o de preservación en materia de contaminación acústica”– resulta inadmisible, pues no hace sino demorar el afrontamiento de una situación claramente rechazable a un horizonte todavía más lejano. ¿Cuántos años más tendremos que esperar quienes vivimos en torno a la Avanzada para que se solucionen los escandolosos niveles de ruido que soportamos mañana, tarde y noche?


«Nos parece inaceptable la contestación a la plataforma Leioa Martxan ante su solicitud de que se estimen los aforos actuales. ¿Cuántos años más tendremos que esperar quienes vivimos en torno a la Avanzada para que se solucionen los escandolosos niveles de ruido que soportamos mañana, tarde y noche?»


Además, ante la necesidad de tomar en consideración las modificaciones realizadas en el trazado de la Avanzada contestan con un “el estudio acústico encargado por la Sección de Sostenibilidad Ambiental de la obra de reordenación de carriles en la BI 637 en torno a Lekueder señala que no ha provocado un incremento de los niveles de presión sonora respecto a la situación inicial”. ¿Dónde están esos estudios? ¿Cuándo fueron realizados, en la pandemia cuando existía restricción de movilidad, en el verano quizás? ¿Quién y cómo los hizo?

Esta ausencia de respuesta o respuesta robotizada – Señoras y señores de la plataforma, vecinos en general, ¡el Plan de Acción del ruido no contempla las nuevas actuaciones  en las carreteras!, se utilizan datos de aforo correspondientes a  2016 aunque todo el mundo sabe que el flujo de vehículos en la Avanzada no deja de crecer…– nos hace ver que dichos planes de acción en lugar de ser vivos y dinámicos como correspondería, son como ballenas varadas en la playa, imposibles de mover y devolverlas al mar.


«La Diputación Foral de Bizkaia necesita, cual ballena varada en la playa, un fuerte impulso político y social que la haga virar y devolverla al sendero de la razón para aportar las muy mayoritariamente reclamadas medidas de la población leioaztarra»


Para finalizar no podemos sino volver a recordar algo que de manera deliberada se esconde detrás del debate del calmado del tráfico, de la creación de viales alternativos, del mallado de la ría…, y es que a mayor provisión de carreteras y viales, mayor será también el tráfico inducido de vehículos. Por eso, a nuestro juicio, la Diputación Foral de Bizkaia necesita, cual ballena varada en la playa, un fuerte impulso político y social que la haga virar y devolverla al sendero de la razón para aportar las muy mayoritariamente reclamadas medidas de la población leioaztarra: ¡No al ruido producido por la Avanzada! ¡No a la contaminación atmosférica generada por la Avanzada! ¡Si a su soterramiento a su paso por Leioa! ¡Ya es hora, sin más demoras!

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude