Avanzada: La Diputación Foral no contesta ni se le espera

A la espera de la contestación a las distintas alegaciones presentadas se cuenta con datos suficientes para afirmar que no va a haber cambios ni modificaciones sustanciales en el anteproyecto presentado el pasado mes de noviembre y sometido a alegaciones durante el mes de enero.

Hay un primer dato que es objetivo y claro al respecto: la Diputación ha publicado hace 15 días que se dedicarían parte de los remanentes con que cuenta a la financiación de la adecuación del túnel de la Avanzada a su paso por Leioa cifrando el mismo en 65 millones, apenas tres millones más que lo contemplado en el anteproyecto.

Aún más significativa es su respuesta al estudio solicitado por la formación soberanista EH Bildu sobre la necesidad de realizar un estudio de coste beneficio previo a la aprobación del anteproyecto, contestado mediante un informe técnico entregado a dicha formación.

Dicho informe técnico –realizado por la misma empresa concesionaria SENER– se basa en una valoración cuantitativa-cualitativa sobre los beneficios y costes asociados a las tres
posibles alternativas barajadas: Alternativa 1,  cobertura solo de las zonas en brecha actualmente sin cubrición (800 m.); Alternativa 2, misma intervención que la alternativa 1 añadiendo la realización de cubiertas no transitables de unos 90 metros en cada una de las bocas del túnel en Artaza e Iturribide; Alternativa 3 o Solución Udondo, que consiste en el rebaje de la cuota y el soterramiento  o cubribición transitable, es decir, prolongar el túnel hasta la actual rotonda de Udondo (1200 metros soterrados).

Conclusiones del informe de la ingeniería Sener

Las conclusiones que plantea la ingeniería Sener en contestación a la alegación de EH Bildu se podrían resumir en que funcionalmente -cara a la seguridad del túnel y al tráfico las tres alternativas son equivalentes-; que la afección al tráfico durante las obras las tres alternativas son similares en los tres primeros años, pero en la última alternativa (Solución Udondo) duraría dos años más con las afecciones de la obras de Udondo.

Respecto a los beneficios, lo primero a reseñar es que Sener solo ha estimado la reducción del impacto acústico, no así la posible reducción de la contaminación ambiental (partículas y dioxido de nitrogreno NO2), ni la emisión a la atmósfera de gases de efecto invernadero (monóxido de carbono y óxidos nitrosos). Así, considerando sólamente el impacto acústico el balance es claramente favorable a la alternativa 3, ya que si bien la alternativa 2 (la de las txapelas) obtiene una buena puntuación relativa no estima otros efectos como son mantener el efecto barrera y las afecciones urbanísticas.

Por otra parte, los costos estimados de hacer la prolongación del túnel hasta Udondo calculan que pasaría a unos 113 millones llevando a cabo la alternativa 3. Destaca igualmente -aunque no esté contemplado en este informe, sino en otro adicional-, los costos asociados a realizar el soterramiento en una segunda fase -una vez ya construído el subfluvial-, unos costes por incorporar ya que antes o después repercutirán de manera directa en las arcas forales.

Repercusiones en las infraestructuras

Los autores del informe de Sener contemplan como repercusiones en las infraestructuras la retirada del firme durante 200 metros; la retirada de la cubierta no transitable; la restitución de la pasarela; la supresión de conexiones con las vías laterales; la excavación para conseguir la cota necesaria para el soterramiento; la ejecución de nuevas galerías de evacuación e integración de las mismas en el entorno urbano; retirada de pantallas acústicas instaladas en la zona de actuación; instalación de nuevos sistemas de contención de vehículos; modificación de la señalización vertical existente; nuevo sistema de drenaje y conexión con el arroyo Elexalde y la reposición de servicios afectados.

El informe de Sener concluye respecto a la solución de Udondo que “para la ejecución de todas estas actuaciones hay que indicar la necesidad de un gran número de fases de obra, lo que implica una afección presupuestaria elevada”, de lo que parece deducirse que no tienen intención de soterrar hasta la rotonda de Udondo tampoco en una segunda fase, una vez construído el subfluvial entre Portugalete y la rotonda de Artaza.

Las preguntas, leído este informe elaborado por la ingeniería a la que la Diputación foral ha adjudicado la intervención en la BI 637 a su paso por Leioa serían, como mínimo, las siguientes: ¿Dónde quedan las buenas intenciones del PNV y su alcalde, Iban Rodríguez, de un deseable soterramiento tras la culminación de las obras del subfluvial? ¿Eran otro brindis al sol del PNV local para apaciguar las movilizaciones ciudadanas? ¿Qué afecciones deberá soportar Leioa y su ciudadanía durante la construcción del subfluvial y tras su culminación a su paso no soterrado por nuestro municipio? ¿Está dispuesto el municipio y su ciudadanía a asumir cualquier propuesta de la Diputación Foral de Bizkaia por más dañina que sea para el territorio y sus habitantes?

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko.