El acto de la Plataforma SOS Kurkudi recalca las múltiples irregularidades del procedimiento seguido

“Regalar las plusvalías ligadas a un cambio de clasificación de régimen del suelo a alguien sin justificación es un tema muy serio”, manifiesta el arquitecto Fernando Hevia

El jueves 17 tuvo lugar en la Kultur Etxea de Leioa un debate organizado por la plataforma SOS Kurkudi sobre los aspectos medioambientales, jurídicos y urbanísticos del proyecto para construir un polideportivo privado en el Monte Kurkudi.

SOS Kurkudi: “Confiamos en que la Comisión de Ordenación del Territorio del País Vasco paralice el proyecto a la vista del gran numero de irregularidades a lo largo del procedimiento”

El acto empezó con unos emotivos bertsos cantados por Fredi Paya sobre nuestra necesidad de contacto y de cuidar la naturaleza, tras lo cual, y guiados todo el acto por Zuriñe Agirregomezkorta y el propio Payá en una, dio comienzo la mesa redonda con la intervención de Idoia Larrarte, de la Plataforma  SOS Kurkudi, quién presentó el proyecto, su ubicación, su situación actual de suelo no urbanizable de especial protección, las diferentes incidencias en el transcurso del procedimiento, así como el relato de  los principales hitos de la Plataforma, desde las asambleas masivas iniciales, hasta el manifiesto firmado por destacados profesionales del ámbito universitario y sanitario a favor de un urbanismo sostenible.

Ibone Amezaga: Los ecosistemas prestan unos servicios insustituibles de los que destacaría la absorción de Co2, la polinización y la auto-regulación del flujo del agua 

A continuación, Ibone Amezaga profesora de la UPV/EHU y directora del Máster en Biodiversidad y Educación Ambiental introdujo el tema de la importancia de mantener la biodiversidad teniendo en cuenta que solo un tercio de la superficie de la tierra es terrestre frente a los dos tercios de los océanos, pero que ese tercio produce los dos tercios de la producción mundial de bienes primarios. Moviéndose de lo general a lo local habló del ciclo del agua, y explicó cómo cualquier intervención que se haga sobre los suelos naturales – en este caso en el monte Kurkudi, produce efectos indeseables en el ciclo del agua. Abundó en la importancia de la biodiversidad como seguro de vida para hacer frente al cambio climático, advirtiendo que lo que más influye en la biodiversidad es el cambio en los usos del suelo. Tras explicar que entre los principales servicios de los ecosistemas están los de regulación  que incluyen el mantenimiento de la calidad del aire y del suelo, el control de las inundaciones y enfermedades o la polinización de cultivos, volvió a nuestra realidad local para observar que las propias Directrices de Ordenación del Territorio del Pais Vasco (documento que recoge las líneas estratégicas en la ordenación del territorio) aprobadas en el año 2019  contemplan ya la importancia de no colonizar mas suelos naturales y la necesidad de generar y conservar la infraestructura verde como recurso para preservar la salud de la población.

Natxo Cubero: “El informe refiere que no procede la Evaluación Ambiental Estratégica ordinaria, sino la simplificada, un error inicial que vicia todo el procedimiento”

El profesor de la UPV/EHU Natxo Cubero inició su alocución reconociéndose como leioztarra preocupado por los importantes cambios urbanísticos ocurridos en Leioa en los últimos quince años, ya que como él expresó “los espacios verdes de Leioa han sido ocupados”.

Centrándose en el contenido de su aportación Cubero fue desgranado la diferencia entre la evaluación ambiental estratégica simplificada y la ordinaria en el caso de los planes urbanísticos o de su modificación como sucede con el cambio en la clasificación de suelos del monte Kurkudi. El entiende que dado que “si hay efectos significativos en el medio ambiente” como son la afectación de suelos de alto valor estratégico, la afectación a los ecosistemas, el riesgo generado para las aguas subterráneas y en general al ciclo del agua, entre otras, la evaluación que correspondía era la evaluación estratégica ordinaria, lo que exige que desde el primer momento la población en general sea requerida para que exprese sus preguntas, dudas, alegaciones. Esto no sucedió en el caso del proyecto del convento, puesto que el documento inicial aportado por la empresa y el consecuente informe de la administración ambiental del Gobierno Vasco son del año 2017 y no fueron dados a conocer a la población de Leioa, hasta el año 2019 sin que se pudiese realizar alegaciones a la evaluación ambiental en si misma.

Con respecto a la participación ciudadana tras la aprobación inicial de la modificación puntual -no desde el inicio-, fue limitada dado que la publicado en la pagina web fue de contenido muy escaso, porque posteriormente se cambió el proyecto y porque se abordó en un primer momento en una consejo asesor de planeamiento ya caducado..

Fernando Hevia: “Se continúa con un modelo de urbanismo difícilmente clasificable como sostenible”

Fernando Hevia, arquitecto, que participó en la redacción de la ley del suelo y urbanismo del País Vasco, tras poner en valor y coincidir con bastantes de las apreciaciones anteriores ya referidas, se centró en la pertinencia y legalidad de la propia intervención urbanística. Así, con respecto al cambio en los usos del suelo subrayó “la carencia en la fundamentación de la ordenación proyectada” abundando en que “no se justifica por qué se realiza esa reclasificación; los que leemos el expediente nos preguntamos qué razones de interés público hay para hacer esto y no las encontramos”.

Fue contundente cuando afirmó que la figura de planeamiento -la modificación puntual del planeamiento- en la Ley no tiene cabida cuando se plantean modificaciones estando  ya los plazos y los programas agotados y los objetivos han sido cumplidos, ya que las modificaciones que se realizan están entorpeciendo claramente los procesos de revisión del planeamiento.

Finalmente, se mostró muy crítico con la vulneración de la protección específica del suelo no urbanizable. “Se ha consolidado una acepción de que el urbanismo no es una facultad discrecional, que permite hacer cualquier cosa”, pero seguro señaló Hevia “la jurisprudencia ya ha asentado el criterio de que no se puede definir de forma arbitraria lo que es suelo urbano y lo que no es suelo urbano”. Incluso afirmó que “recientemente se está asentando una jurisprudencia de que lo que es suelo no urbanizable de especial protección por razones objetivas, atendiendo a esas razones objetivas para su protección no se puede proponer para su transformación como suelo urbano”.

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude