“La falta de personal y la precariedad en el sector público deteriora la calidad”, dice el MPB

Según el movimiento de pensionistas, la administración de la Comunidad Autónoma Vasca (CAV) es la que presenta  las tasas más altas de temporalidad de la Unión Europea, situándose en el primer lugar en el ranking del Estado en cuanto a niveles de interinidad laboral. Así lo ha hecho público el instituto Nacional de Estadística (INE), que dice que la temporalidad alcanza al 39,1% del total de asalariados del sector público vasco. En Osakidetza aumenta hasta el 44%.

Una parte muy importante de los temporales son puestos estructurales camuflados a través de contratos de acumulación de tareas. y recuerdan que varias sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea han dejado claro esta práctica abusiva del Gobierno Vasco que, según fuentes sindicales, “afectaría a más de 7.000 personas en Osakidetza”.

Insuficiente plantilla en Osakidetza

La ratio enfermera/o por cada mil habitantes en la sanidad pública vasca es de 5,6 frente a la media estatal de 5,3 y la europea de 8. “Una diferencia que, si tomáramos como referencia la ratio europea, reflejaría un déficit de 3.600 enfermeras/os en la CAV. En cuanto a los médicos/as, existe sobre todo un déficit en la Atención Primaria”, señala el movimiento pensionista.

Otro tanto ocurre con el resto de categorías (auxiliares de enfermería, auxiliares administrativos, celadores/as, operarios/as y oficiales de mantenimiento…). “Y no digamos nada de los servicios de limpieza y otros, subcontratados por Osakidetza, con plantillas reducidas y malas condiciones laborales”, manifiestan los pensionistas.

La pandemia ha acentuado los problemas

La escasez de personal y la alta temporalidad se ha visto duramente agravada por la pandemia. Los y las trabajadoras “se sienten sobrepasadas, estresadas y con enormes dificultades para atender a las necesidades sanitarias no solo derivadas del Covid 19, sino de otras patologías y enfermedades que necesitan atención, en muchos casos de urgencia”

El gobierno de Gasteiz y el departamento de salud tratan de justificar sus carencias por la excepcionalidad de la pandemia “y se felicitan – cómo no- del comportamiento del personal sanitario”, apuntan desde el movimiento de pensionistas. “Pero las carencias vienen de atrás y demandan con urgencia incrementar del 14% al 25% el presupuesto de la Atención Primaria para equipararla a los estándares europeos. Al igual que hay que ampliar el número de rastreadores/as que permitan un mayor control y seguimiento de los contagios, sobre los cuales la propia Osakidetza reconoce el poco conocimiento existente”, afirman los pensionistas.

Sin soluciones a los problemas existentes

“En lugar de ofrecer soluciones a estos problemas, promoviendo OPEs donde se convoquen todas las vacantes para reducir la precariedad, ofrecer una contratación estable que elimine situaciones en las que una misma necesidad es cubierta con decenas de contratos y personas distintas y crear más empleo, Osakidetza recientemente ha vuelto a impulsar políticas de recortes como el cierre de la casi totalidad de los centros de salud a las 17:00 horas -incluso en algunos casos a las 15:00 horas- durante el verano en lugar de a las 20:00 horas como venía siendo habitual”, denuncian lis pensionistas.

“El precio de esta política sanitaria afecta negativamente al conjunto de la ciudadanía y en especial a las personas mayores que tienen más problemas médicos por su edad y necesidad de una atención presencial. En realidad, sólo buscan el ahorro económico y abrir las puertas a la avaricia y codicia de la sanidad privada”, asegura el movimiento de pensionistas.

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude