La movilización por los presos de enero de 2021 se realizará pueblo a pueblo

La actual situación de pandemia y crisis sanitaria impedirá que la habitual manifestación en favor de las presas y presos vascos se realice en Bilbao, pero no que se vuelve a reivindicar “el regreso a casa de los presos y presas vascas, así como de las y los exiliados”, ha anunciado Sare hoy.

Las movilizaciones, que se realizarán el sábado 9 de enero, a las 17:30 horas, respetando todas las medidas de seguridad sanitaria, se llevarán a cabo en espacios amplios, en los que reivindicar además los objetivos de “paz, resolución y convivencia”, han anunciado los portavoces de Sare,   y   . Además, Sare habilitará los mecanismos necesarios para que todas las personas interesadas que no puedan tomar parte presencialmente sea por motivos de salud, movilidad o cualquier otra razón,lo puedan hacer siendo parte también parte del camino de resolución que plantea Sare.

La red ciudadana Sare pretende que dicho día se recuerde especialmente a quienes sufren las consecuencias de la política penitenciara aplicada al colectivo de presos y presas vascas. Y que se haga por parte de “todas las personas que queremos construir un futuro mejora para nuestros hiojs e hijas. Un futuro alejado del odio, la confrontación y la venganza. Un futuro de convivencia y paz”.

Joseba Azkarraga y Edurne Atxa, portavoces de Sare, se han mostrado convencidos de que la reivindicación de la vuelta a casa de presos, presas y exilidos y exiliadas es “compartida por una gran mayoría que cada año muestra su apoyo y solidaridad y que el próximo año tampocó faltará a la cita” convocada bajo el lema “Bidea gara” (somos el camino). El camino de regreso a casa de los presos y presas, exiliados y exiliadas vasca, el camino hacia la convivencia y la paz”.

Situación actual e importancia de esta nueva movilización.

Sare ha mostrado su “preocupación, junto con nuestro apoyo y compromiso, a los familiares de los presos y presas vascas, en estos momentos en los que la pandemia trae consigo restricciones, limitaciones y obstáculos para poder realizar las visitas. Una situación agravada por la política de alejamiento” que se sigue aplicando a los presos y presas “de una organización ya inexistente”.

Sare ha recordado “algunos cambios” que se están dando con respecto a algunos presos y a algunas cárceles, donde el aislamiento ha sido levantado. Pero, han asegurado que “quedan otras por conseguirlo, y en ello estamos trabajando”. “También se ha dado pasos con algunos presos gravemente enfermos facilitando tratar su enfermedad de manera más digna, pero aún seguimos teniendo presos con enfermedades graves en prisión, cuando deberían estar en casa desde hace años”.

A juicio de Sare, “solo hay una solución justa: poner fin al régimen de excepcionalidad que se aplica a este colectivo de presos y presas y aplicarles la legislación ordinaria que se aplica al resto de los presos y presas en las cárceles del Estado”. Sare ha hecho mención especial a la situación sobre la progresión de grados de los presos vascos. “Alguno se ha producido, como los recientes casos de Olatz Lasagabaster y Patxi Uranga, pero aún así, el 80% se encuentra en primer grado penitenciario”. Una situación que han llamado a ponerla fin, dado que “no tiene encaje legal y lo único que consigue es crear más dolor y sufrimiento”. Para Sare, la progresión de grado “es el inicio del camino a casa de los y las presas que requiere la aplicación de la normativa penitenciaria”.

Por tal motivo, han anunciado que continuarán trabajando en el ámbito de la interlocución “con aquellas instancias que tienen en sus manos cambiar esta situación, pero lo haremos conjugándolo con la activación social”, dado que entienden que corresponde a la sociedad vasca “tener un protagonismo especial, porque es el motor que debe hacer moverse a los estados y a los gobiernos”.

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude