“La única lucha que se pierde es la que se abandona”

Una veintena de mujeres y hombres pensionistas se han concentrado este mediodía en torno al pirulí del Bulevar de la Avanzada en Leioa. En estas fechas de pandemia, el movimiento pensionista se ha vuelto a concentrar para pedir unas pensiones públicas dignas y una pensión mínima de 1080 euros y han llamado a participar en las movilizaciones del próximo sábado 13 de febrero en toda la Comunidad Autónoma Vasca y en Navarra contra las recomendaciones del Pacto de Toledo.

A pesar de las limitaciones que la situación de pandemia sanitaria impone, los pensionistas siguen denunciando los recortes que les siguen amenazando, como las propuestas que llegan de Bruselas, las presiones de los empresarios hacia los Gobiernos para que planteen unos presupuestos continuistas no les hacen sino ser conscientes de los “negros nubarrones” que se ciernen sobre el futuro de las pensiones. Sin embargo, los pensionistas se reafirman en la necesidad de seguir peleando para ser escuchados y ser tenidos en cuenta de una vez por todas.

Consideran que sus reivindicaciones siguen estando vigentes. Y consideran la recomendación número 17 del Pacto de Toledo sobre la brecha de género una “decepción”. Creen que son tan “pobres” los argumentos y las razones que esgrimen, centrándose solamente en los complementos a las mujeres que han sido madres, que aseguran que esto les da la razón, al demostrar que “legislan a espadas de la realidad y de las y los pensionistas”, sin tomar en consideración sus planteamientos, algunos fácilmente asumibles, como que ninguna mujer ni ninguna pensión esté por debajo a de los 1080 euros y que 1200 sea el Salario Mínimo Interprofesional.

Pensionistas reunidos ante el Ayuntamiento de Bilbao I Foto: Ecuador Etxea

Reivindican además una pensión de viudedad que se corresponda con el 100% de la base reguladora de su cónyuge; eliminar el factor de sostenibilidad; derogar las partes más lesivas de las leyes del 2011 y 2013; derogar igualmente los coeficientes reductores de las pensiones anticipadas con largas carreras de cotizaciones o su rechazo a los planes de pensiones privados con capital público.

También se han dirigido al Ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, Sr. Escrivá,  a quien le han pedido que “no se gaste dinero en cartas, que lo inviertan en complementar las pensiones mínimas hasta 1080 euros”. Y que no les recuerden más a los pensionistas, la “mísera” subida de las pensiones del 0.9 % que les hace seguir perdiendo poder adquisitivo. Leer esas cartas les da mucha más ganas de seguir en las calles luchando, porque recuerdan que “la única lucha que se pierde es la que se abandona”.

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude