Una movilización de 85 personas y un apagón que se hizo notar protesta contra el oligopolio eléctrico

La movilización en contra de las grandes empresas eléctricas reunió a 85 personas en Leioa. La cita era a las 20:00 horas en el pirulí del Bulevar de la Avanzada. La gente se fue congregando poco a poco. La pancarta fue sostenida por cuatro personas que, antes de dirigirse a la Avenida Sabino Arana, leyeron un comunicado sobre los motivos de la protesta.

Recordaron el frente común realizado por las fuerzas soberanistas de Catalunya, Baleares, Galicia y Euskal Herria para “hacer frente al oligopolio eléctrico y sus amenazas”. Denunciaron la inacción del Gobierno español “a la hora de afrontar la estafa de las eléctricas de manera estructural” y señalaron, al mismo tiempo, que “no tenemos la soberanía que necesitamos también para enfrentar la estafa eléctrica y a sus responsables” y que “se nos niegan las herramientas e instrumentos propios para intervenir el mercado, para plantar cara a las eléctricas y tomar las medidas que el Gobierno español ni quiere ni se atreve a tomar”.

Por ello apuntaron que “nuestra dependencia del Estado es una rémora para proteger a nuestra ciudadanía de los abusos que están cometiendo las empresas energéticas. Nos impiden marcar precios máximos, nos impiden intervenir y controlar desde lo público, crear tarifas y regulaciones propias; nos impiden devolver a lo público lo que nunca debió dejar de serlo”, dijeron los organizadores de la protesta.

Terminada la intervención, 85 personas recorrieron la Avenida Sabino Arana con velas encendidas y una megafonía que anunciaba la movilización y mostraba la contrariedad por el aumento imparable del precio de la electricidad de los hogares y comercios.

Antes de llegar al Bulevar de Udondo la movilización se desvió hacia la calle Luis Bilbao Libano, para regresar al punto inicial del Bulevar de la Avanzada donde, tras unos pequeños versos cantados por dos de los participantes en la protesta, se quemaron facturas elécricas para poner fin a la movilización.

Un apagón sin mucho estruendo y más impacto en las viviendas a oscuras

Con posterioridad, de las 22:00 a las 22:30 horas, el apagón y cacerolada convocada en protesta por el imparable aumento del coste de la electricidad tuvo poco ruido y mayor impacto en las viviendas de distintos barrios del municipio, donde muchas viviendas se encontraron a oscuras mientras duraba la convocatoria de la protesta contra las grandes compañías eléctricas.

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude