25.000 pensionistas recorren Bilbao por unas pensiones mínimas de 1.080 €

La ministra Valerio no ha dado “ninguna prespuesta precisa” ni tiene “ningún plan” sobre temas como las pensiones mínimas, según han manifestado los pensionistas tras reunirse con ella I

25.000 pensionistas, según la Policía Municipal,  han salido a las calles de Bilbao este lunes para mostrar nuevamente su enfado y reclamar pensiones «dignas» que alcancen el mínimo de 1.080 euros mensuales, entre otras demandas.

La manifestación ha dado inicio cuando las cuatro columnas distintas que habían partido desde la plaza San Pedro, en Deusto, la plaza Rekalde, el Sagrado Corazón y la plaza San Nicolás, en el Casco Viejo se han reunido en la plaza Moyúa para partir en dirección al Ayuntamiento de Bilbao, lugar de concentración de los lunes.

La manifestación ha tenido lugar después de que una representación de los pensionistas vizcaínos se hayan reunido con la ministra española de Trabajo, Magdalena Valerio, para exponerle sus reivindicaciones. Los pensionistas han expresado su descontento tras conocer que la ministra no se ha comprometido a que el año que viene haya unas pensiones mínimas de 1.080 euros al mes y un Salario Mínimo Interprofesional (SMI) de 1.200 euros. Estas respuesta ha provocado el enfado, gritos de «fuera» y numerosos silbidos.

Al término de la marcha, Jon Fano ha dado a los asistentes detalles de la reunión con la ministra, “que ha concluido sin ninguna respuesta precisa”, ni siquiera, ha comentado, en torno a la recomendación del Pacto de Toledo de vincular las pensiones al IPC real. “A día de hoy, no hay nada fijo respecto a ese anuncio”, ha señalado. El integrante de la plataforma ha afirmado que han hablado en la reunión “sin tapujos ni diplomacias” pero que vistos los extremos del encuentro, han decidido “seguir con las movilizaciones hasta conseguir nuestros objetivos”.

Los portavoces de los reunidos esta mañana con Valerio en la capital vizcaína han explicado que la ministra les ha trasladado que «no iba a hacer promesas que no iba a poder cumplir» y que lo único que les ha asegurado es que este año y el próximo tienen garantizada la subida de sus pensiones conforme al IPC real, tal y como fue pactado por el Gobierno del PP y el PNV en el proyecto de presupuestos para 2018.

Además de la intervención de Fano, dos mujeres del colectivo, María Ángeles Elorriaga y Marian Rojas, han leído el manifiesto aprobado en asamblea por el movimiento en el que reclaman una cobertura de las necesidades de atención a la Dependencia, incluida la socio-sanitaria.

También ha intervenido en nombre de la asociación de usuarios de las residencias de Bizkaia, Babeztu, Josu Pereda, quien ha afirmado que el sector de la tercera edad, es “un gran nicho de negocio” y las instituciones públicas están fomentando su privatización ya que el 80% de las residencias de Bizkaia, “son privadas” y se requieren hoy día unos ingresos de 3.100 euros y “¿qué pensión puede soportar ese coste?”. Pereda ha reclamado el derecho a “un envejecimiento en paz y con dignidad” y ha recordado que los mayores tienen derecho a “una vejez digna y a la participación y el reconocimiento social” pese a que el sistema de esta sociedad quiere “individuos aislados con vínculos sociales débiles o inexistentes”.

El colectivo pide asimismo que dichas coberturas “sean de carácter público” y el trabajo de los cuidados de los enfermos y mayores “no recaiga sobre las familias, especialmente las mujeres”.

Pensión mínima de 1.080 € 

Los pensionistas demandan desde que comenzaron las concentraciones a mediados de enero la revitalización de todas las pensiones de acuerdo al IPC, materialización del acuerdo suscrito sobre pensiones de viudedad; establecimiento de una pensión mínima de 1.080 euros y un salario mínimo de 1.200 euros, así como la derogación del factor de sostenibilidad y la no penalización de las jubilaciones anticipadas, entre otras cuestiones. En el manifiesto también reclaman la derogación de las reformas laborales y de las pensiones, la no sustitución del régimen público por un modelo privado ligado a las EPSVs y el fin de la brecha de género en cuanto a pensiones, ya que las mujeres cobran en Euskadi de media un 40% menos en su mensualidad.

El colectivo también ha incluido en su comunicado una mención al acceso a la energía, “una necesidad básica a la que muchas personas mayores y pensionistas no pueden acceder. En ese sentido, recuerdan que el 11,1% de los hogares son “incapaces” de mantener una temperatura de 18º grados en el invierno y que el 21% de la población vive en situación de “pobreza energética”.

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude