Clamor social en Bilbao en pro de unas pensiones públicas dignas

Un enorme clamor social recorrió las calles más céntricas de Bilbao en favor de unas pensiones públicas dignas y en contra de la subida del 0,25% decretada por el Gobierno del PP. La manifestación convocada por las asociaciones de pensionistas de Bizkaia (que contaba con el apoyo explícito de todo el espectro sindical y buena parte del político, exceptuando al PP, Ciudadanos y el PNV, de quien se dejaron ver determinados cargos públicos como el propio alcalde de la villa) se preveía grande, pero el número de asistentes se situó por encima de las expectativas más optimistas.

Fuentes de la Policía municipal de Bilbao cifraron en 115.000 el número de personas que se agolpaban entre el Ayuntamiento de Bilbao (lugar de inicio de la movilización) y el Sagrado Corazón (lugar de finalización). Todo un éxito que vino a confirmar el hartazgo de los pensionistas con el maltrato que están sufriendo con el Gobierno del PP, que les ha subido un muy escaso 0,25% anual durante los últimos 5 años, precedido por movilizaciones altamente concurridas no sólo en la capital sino también en los municipios, como en Leioa, cada lunes de la semana a las 12:00 horas.

Asistencia intergeneracional y consignas constantes

Los hombres y mujeres pensionistas no estuvieron solas. Fueron miles de trabajadores en activo y desempleados, jóvenes y niños los que se dieron cita para mostrar su apoyo a las reivindicaciones de los convocantes: pensiones públicas dignas, pensión mínima de 1.080 €, incremento anual ligado al IPC, etc.

No hubo muchas pancartas, no hacían falta. Bastó con la de cabecera y alguna que otra más que clamaban “por un sistema público que garantice pensiones dignas” y similares. Los jóvenes de Ernai mostraron en la Plaza Moya su apoyo a los pensionistas (“Pentsionistak aurrera”) y los ruidos de bocinas, silbatos, carracas y las consignas coreadas durante toda la manifestación fueron más que suficientes para dar colorido y ambiente reivindicativo a una manifestación que dejó patente el sentir socialmente tan mayoritario y transversal: “Esta batalla la vamos a ganar”, “hemen gaude pentsio publikoen alde”, “Rajoy, chorizo, se te va a acabar el grifo”, “manos arriba, esto es un atraco”, “terrorismo es no llegar a fin de mes”… Los gritos contra Rajoy (PP), Albert Rivera (Ciudadanos) y la corrupción fueron también una constante durante la manifestación.

No hizo falta que la inmensa mayoría no pudiese escuchar al mensaje final leído en el Sagrado Corazón. Las asociaciones de pensionistas no realizaron ningún montaje especial de escenario y megafonía habitual en otras manifestaciones. No era necesario. Todo el mundo sabía cuál era el mensaje: pensiones públicas adecuadas para vivir con dignidad.

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude