Decenas de miles de pensionistas dispuestos a seguir luchando en el 2019

40.000 personas se manifestaron ayer por las calles de Bilbao convocados por el movimiento de pensionistas de Bizkaia. La manifestación, con inicio ante la sede de Confebask y final ante el Ayuntamiento de Bilbao ha servido para hacer balance de un año de concentraciones y movilizaciones: «No ha sido el que pretendíamos, pero tampoco ha sido despreciable», han manifestado, además de valorar como su mayor logro «conseguir que las demandas de los pensionistas hayan entrado en la agenda políticia».

Un año de movilizaciones

La manifestación ha tenido lugar al cumplirse un año del comienzo de sus movilizaciones. Han utilizado la misma pancarta que cuando iniciaron sus protestas: «Pensiones públicas dignas. No 0,25%. Pentsio publiko duinak, % 0,25 ez». Por delante han desfilado dos grupos de txistularis y gaiteros, a los que se ha unido una batukada de mujeres jóvenes en la Plaza Moyua.

Han sido numerosos los gritos de «fuera ladrones de las instituciones», «gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden», «pentsionistak aurrera», «manos arriba, esto es un atraco», «así, así, ni un paso atrás, esta  batalla la vamos a ganar».

En la manifestación han participado también algunos colectivos de pensionistas de Araba y Gipuzkoa, y jóvenes del colectivo de precarizados Eragin de Bilbao.

Una vez llegados al Ayuntamiento, se ha dado lectura al manifiesto acordado por el Movimiento de Pensionistas, en euskera y castellano. Han resaltado que «un año de lucha de las personas pensionistas ha merecido la pena y nos ha unido en torno al mismo objetivo: conseguir una pensión pública digna para todas las personas pensionistas». Si bien no han obviado que no han conseguido los objetivos que perseguían hasta la fecha, si han logrado «que las demandas pensionistas hayan entrado en la agenda políticas.

También han recordado que las pensiones han subido un 1,7% en 2018 y un 1,6% en 2019 en general, mientras que las pensiones mínimas se han visto incrementadas un 3% ambos años, o que la base reguladora haya aumentado hasta el 60% para el cálculo de la pensión de viudedad. Pero han vuelto a insistir en que «estos limitados avances están muy lejos de nuestras reivindicaciones» y en la necesidad de garantizar la subida anual ligada al aumento del IPC, una pensión mínima de 1.080 €, la derogación del factor de sostenivilidad y de las reformas de pensiones y laborales de los años 2011 y 2013.  Tampoco han olvidado denunciar la precarización de jóvenes y mujeres «especialmente» y que «no es posible una pensión digna sin un salario digno».

2019, “clave en esta lucha”

El movimiento de pensionistas de Bizkaia ha subrayado que «nadie podrá eludir posicionarse, y menos los gobiernos de Madrid, Gasteiz e Iruñea» sobre sus demandas. El 2019 «va a ser clave en esta lucha», y han apuntado a las elecciones del mes de mayo. Pero también se han marcado un reto: «hacer realidad las alianzas con nuevos sectores sociales, fundamentalmente de jóvenes y mujeres».

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude