El Ayuntamiento se reúne con la Plataforma para la Defensa de la Vega de Lamiako

Según publicaba ayer el diario Deia, «responsables municipales» se han reunido recientemente con miembros de la Plataforma de Defensa de la Vega de Lamiako.

Según dicho medio, «el Ayuntamiento ha comenzado a trabajar en la recuperación ambiental de la vega de Lamiako», algo que, «así lo atestigua la plataforma de defensa de este paraje, el último reducto de la marisma del Nervión».  Miembros de la Platafomra se han reunido recientemente con responsables municipales —con toda probabilidad el concejal de urbanismo, Iban Rodríguez y, quizás también, la alcaldesa, Mari Carmen Urbieta— a los que «hicieron partícipes de las actuaciones que son necesarias para que est enclave vuelva a ser lo más parecido a un estuario que no solo atraiga a las aves y demás fauna perdida sino que sirva además de motor turístico, dado su valor paisajístico y medioambiental y de un empuje al barrio».

Correlimos comunes en Lamiako. (Foto Plataforma de Defensa de la Vega de Lamiako)

La reunión, según informa el medio de comunicación, «se enmarca en la futura redacción por parte del Ayuntamiento de una plan de recuperación de este espacio. Entre otras actuaciones que ya ha hecho públicas, el Consistorio prevé cerrar la carretera anexa a la vega». La iniciativa llega después de que la Autoridad Portuaria de Bilbao cediera a la institución local la calle Felipe del Río o carretera de la Dársena de Lamiako. La cesión «permitirá al Ayuntamiento clausurar el tramo de la vía de la ría comprendido entre las cocheras del tranvía y las primeras edificaciones de la parte industrial de Lamiako para convertirlo en zona peaontal y facilitar, si se llegara a concretar, la implantación del bidegorri entre Las Arenas y Bilbao».

El cierre de dicho tramo de la BI 711 a su paso por Leioa es, según el medio de comunicación vizcaíno, «una de las observaciones de Lamiako Vive de cara a recuperar la zona». Pero la Plaraforma de Defensa de la Vega de Lamiako consideran prioritario el desalojo de los rellenos de la vega para recuperar los flujos ecológicos naturales dejando así que sea la dinámica mareal la que vaya modelando y renaturalizando el área. «Lo más cercano a lo que fue su estado natural es la opción más acertada al permitir que la fauna y flora potencial recuperen sencillamente lo que fue suyo», explican desde la Plataforma. Consideran, en definitiva que, «aunque los animales y las plantas autóctonas empezarán a regresar, será necesario echarles una mano en el proceso puesto que algunas especies han desaparecido».. Rodear el perímetro con una pantalla vegetal es otra de las ideas del colectivo.

Creeciente interés por el futuro de la Vega y sus usos

El interés por el futuro de la Vega de Lamiako ha crecido claramente en los últimos meses. A ello ha ayudado, qué duda cabe, el abandono del proyecto de construcción de la Macrodepuradora de Lamiako por parte de las instituciones del Estado, la revisión del PTP del que hablábamos en la entrada anterior o que el Ayuntamiento de Leioa haya encargado un estudio-diagnóstico sobre la Vega de Lamiako. NO obstante, la Plataforma ya apuntaba en su momento que «no queda claro si se descarta o se aparca [la EDAR de Lamiako] (…) nos inquieta que no se mencionen las palabras recuperación, marisma…». Según constataban «en la web del Ayuntamiento se  habla también de esta noticia añadiendo el “plan de acción del paisaje que el Ayuntamiento está elaborando con el fin de asentar aquellos criterios paisajísticos o acciones a tener en cuenta en la transformación ambiental de todo este entorno”. Paisaje…. Criterios paisajísticos… transformación ambiental…. Basta de excusas. Recuperación de la marisma ya».

La Plataforma ha subrayado que «sólo la Vega de Lamiako puede revertirse en marisma. Y como marisma y con una buena gestión, la rentabilidad social sería muy concreta e interesante: atractivo turístico, espacio de sensibilización medioambiental, aula viva para la UPV de Leioa, posibilidad de centro de interpretación historia/marisma, impulso al comercio y hostelería y valor específico para una revalorización del barrio».

En los últimos meses, además, la noticia ha pasado de los medios de comunicación a la realización de charlas organizadas por diferentes colectivos, como las Jornadas de Movilidad y Calidad de Vida en Leioa organizadas por EH Bildu Leioa —que contaron con una nutrida presencia de vecinos y vecinas— o la charla organizada junto a Ekologistak Martxan en Bilbao.

Tramos fluviales de especial interés conector: Vegas de Lamiako y Astrabudua.(Foto PDVL)

La Vega de Lamiako

La Vega de Lamiako se encuentra en la zona en la que confluyen los ríos Udondo y Gobela. Se trata de un pequeño testimonio del humedal que en épocas pasadas ocupó una gran extensión. Y es que ésta era una zona marismeña, aunque apenas queden unos pocos vestigios. Las marismas de Lamiako se unían con las de Astrabudua formando un complejo de gran valor biológico.

Su nombre está estrechamente vinculado con la mitología vasca, ya que como citaba Barandiaran, Lamiako significa “Lugar de lamias”, personaje mitológico que habita en las orillas de los ríos.

Hasta principios del s. XIX se trataba de un espacio prácticamente despoblado, a excepción de algunos caseríos aislados. Eran terrenos comunales de marismas y arenales, muy influenciados por las mareas. En 1856 los terrenos fueron vendidos por el comerciante bilbaíno Máximo Aguirre como “arenales incultos”. Se convirtió en una zona de esparcimiento, llegando a contar con hipódromo, campos de fútbol, tiro de pichón, polo y hasta un aeródromo. Todo ello despareció a principios del siglo XX.

Estado actual de la Vega vista desde la carreta Felipe del Río. (Foto Plataforma de Defensa de la Vega de Lamiako)

La Vega de Lamiako es un enclave único, en un entorno tan humanizado como el de la ría de Bilbao, donde este pequeño fragmento de marisma rellenada aún conserva parte de la vegetación de las zonas húmedas. Entre los juncales, carrizales, saucedas y fangales, corretean numerosas aves limícolas como los correlimos, andarríos o chorlitejos. En invierno, sus visitantes aumentan, al ser esta zona de de descanso para algunas aves migratorias que desde el Norte de Europa se dirigen a África. Se han inventariado un total de 167 especies de aves (39 del Catálogo Vasco de Especies Amenazadas). Por su riqueza, singularidad y potencialidad, la Vega de Lamiako está incluida dentro del Inventario de Zonas Húmedas de Euskadi (grupo III).

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude