Absuelven al acusado de violar a una menor en las fiestas de Halloween de 2016

El tribunal alberga «dudas» sobre cómo se identificó al detenido I Advierte que «el grueso de las pruebas biológicas apuntan a otro individuo» que será juzgado en París

El joven de 20 años acusado de violar a una menor de 14 años la noche de Halloween de 2016 en nuestro municipio ha resultado absuelto «porque la prueba practicada no ha sido suficiente ni concluyente», señala la sentencia de la Sección Segunda de la Audiencia territorial de Bizkaia, según se hizo público ayer por un medio escrito bilbaíno. La sentencia concluye que «no ha quedado acreditado que el procesado tuviera acceso carnal con la menor». El tribunal, incluso, argumenta su decisión en las «dudas» que alberga sobre la forma en que se identificó al presunto autor de la agresión durante su detención por la Ertzaintza. Según la víctima, los agentes le mostraron una fotografía, pero los policías declararon en el juicio que la joven reconoció al arrestado desde el vehículo policial en el que era trasladada al hospital. «Si los reconocimientos fotográficos no constituyen prueba apta para destruir la presunción de inocencia, menos lo será cuando se exhibe una sola foto en un momento poco idóneo», razonan los jueces.

Además, «el grueso de las pruebas biológicas apuntan a otro individuo», según el tribunal. El caso dio un giro inesperado al localizarse en las muestras recogidas durante la exploración ginecológica a la víctima ADN de otro hombre. Se trataba de un menor, compañero de piso del acusado, que fue detenido el pasado julio en París y que será juzgado previsiblemente por un juzgado de menores. Según el tribunal, «existe una alternativa a la tesis acusatoria como que la víctima mantuviera relaciones sexuales con el menor mencionado y que hubiera una transferencia del ADN de ambos al encausado».

La Fiscalía solicitaba para el acusado una pena de 9 años prisión por un delito de agresión sexual al haber mantenido relaciones con una menor de 16 años, afectada por la ingesta de alcohol. La acusación particular elevaba la petición a 12 años por tratarse de un «delito repulsivo con posterior regodeo».

La Audiencia dictó un auto de libertad del reo el pasado miércoles que adelantaba el fallo absolutorio notificado antesdeayer. La acusación particular, que representa a la familia de la chica, ha anunciado que recurrirá la sentencia.

La sala no duda de la versión de la víctima, pero considera que no se ha podido probar que el autor de la violación fuera el encausado. «Es incontestable que el perfil genético hallado corresponde a otro individuo». Los peritos de Genética Forense de la Ertzaintza y del Instituto Nacional de Toxicología explicaron que los supuestos restos biológicos de este chico podían haber quedado «enmascarados», pero el tribunal entiende que «existe una tesis más beneficiosa para el reo, que es que nunca tuvo relaciones sexuales con la chica».

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko.