En fiestas también, pentsionistak aurrera!

Movimiento de Pensionistas de Bizkaia

Llevamos ya 19 meses en lucha. 85 lunes de concentraciones ininterrumpidas. Numerosas manifestaciones provinciales y comarcales. Junto a las movilizaciones del conjunto del estado logramos que se subieran todas las pensiones con el IPC para los años 2018 y 2019. Que las pensiones mínimas lo hicieran en un 3%. Que el cálculo del salario regulador de la pensión de viudedad pasara primero del 52 al 56% y luego del 56% al 60%, aunque sólo un 16% de las personas viudas vieran realmente mejorar su pensión. Y conseguimos también que el factor de sostenibilidad no se aplique al menos hasta el 2023.

Pero estamos aún muy lejos de conseguir garantizar por vida unas pensiones justas, dignas y suficientes, la subida anual automática del IPC; una pensión mínima garantizada de 1.080 euros, que palie al menos la brecha de género; que las personas jubiladas anticipadamente con 40 años de cotización no se vean penalizadas. Y de igual modo, no se ha conseguido un salario mínimo interprofesional de 1.200 euros, ni acabar con la precariedad posibilitando unos empleos dignos, que permitan mejorar las condiciones de los y las trabajadoras y al mismo tiempo aumentar los ingresos a la caja de la Seguridad Social.

Las mujeres siguen percibiendo las peores pensiones ya que no se les ha reconocido el trabajo realizado en los hogares, empleos sumergidos, en los cuidados, etc., llevándolas en muchos casos al umbral de la pobreza.

El panorama no es nada halagüeño

El panorama al que nos enfrentamos, a pesar de nuestras importantes movilizaciones, no es nada halagüeño. Los grandes grupos financieros y la patronal siguen apretando muy fuerte, con la connivencia de algunos partidos políticos, para que no se suban ni garanticen unas pensiones públicas y dignas. Quieren forzar las pensiones privadas y también se niegan en redondo a subir los salarios y mejorar las condiciones de empleo.

Por otro lado, nos encontramos en Madrid con el gobierno en funciones de Pedro Sánchez prácticamente paralizado, que puede permanecer varios meses en esta situación, si no se elige un nuevo presidente y Gobierno antes del 23 de septiembre. Y ello implica el riesgo de que volvamos al 0,25% el próximo año 2020.

“Los grandes grupos financieros y la patronal siguen apretando muy fuerte, con la connivencia de algunos partidos políticos, para que no se suban ni garanticen unas pensiones públicas y dignas. Quieren forzar las pensiones privadas y también se niegan en redondo a subir los salarios y mejorar las condiciones de empleo”

Al mismo tiempo, tenemos al Gobierno Vasco que prioriza sus exigencias a Madrid, en lo que se refiere a grandes infraestructuras para la Comunidad Autónoma Vasca, dejando de lado cualquier exigencia de subida de pensiones, mejora de salarios y empleo, u otras urgentes medidas de carácter social. O las responsabilidades que en este terreno le competen dentro del marco de sus competencias y posibilidades.

Frente a este panorama no queda otro remedio que seguir movilizándonos, incluso con mayor contundencia. Así en torno al 1 de octubre, Día Internacional de las Personas Mayores, en las capitales, comarcas y pueblos de Araba, Bizkaia, Gipuzkoa y Nafarroa volveremos a salir masivamente a la calle a realizar manifestaciones.

De igual modo, a mediados de noviembre impulsaremos una Jornada de Movilización Ciudadana en la Comunidad Autónoma Vasca y Nafarroa, en estrecha colaboración con el máximo de agentes sociales.

No vamos a parar con las movilizaciones hasta conseguir nuestras reivindicaciones. Movilizaciones que, si es posible, las impulsaremos junto con las plataformas de pensionistas del resto de los pueblos del Estado español.

Gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden
Pentsionistak aurrera!  Jo ta ke Irabazi arte!

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude