La Vuelta 2018 :: Reivindicaciones y afición se hacen uno en las carreteras

La Vuelta pasó ayer por Leioa y otros pueblos de nuestra zona. Con salida del Puerto Deportivo de Getxo, su recorrido por las calles de los municipios de la zona estuvo jalonada de mútliples y coloridas reivindicaciones, con ikurriñas, emblemas en favor de los presos vascos, del derecho a decidir, de unas pensiones justas y un largo etcétera.

Durante la noche anterior fueron muchos los carteles, pancartas y pintadas que aparecieron en las zonas de paso de la carrera ciclista española. Para muestra, la que se realizó en la BI 711 a su paso por Leioa, “convenientemente” borrada por los servicios de limpieza de la correspondiente institución.

No fueron los servicios de limpieza de las instituciones los únicos que se dedicaron a retirar la propaganda reivindicativa colocada durante la jornada o la noche anterior. También se afanaron en las labores de “limpieza” las Nuevas Generaciones de derechas del PP, que solo respetaban “la bandera autonómica” (en referenccia a la ikurriña). 

Sin embargo, fueron muy numerosas las personas que respondieron a los llamamientos realizados por diversos colectivos sociales y políticos a salir a las calles por donde pasaría la carrera ciclista a apoyar a los corredores y, al mismo tiempo, mostrar las distintas reivindicaciones existentes en la sociedad vasca.

Fueron muchas las personas que apoyaron el llamamiento de Gure Esku Dago a salir con ikurriñas (y camisetas del organismo ciudadano) a revindicar que “Libertad es decidir”, banderas en favor de los presos vascos, reivindicando que la carrera estaba en Euskal Herria y otras, acompañadas por decenas de ikurriñas portadas por todo tipo de personas al paso de los corredores, como se puede ver en la fotografía bajo estas líneas.

Lo mismo ocurrió en el Puente Bizkaia, donde se agruparon los vecinos y vecinas de Leioa junto a los de Erromo-Areeta, con similares reivindicaciones y símbolos. Sin embargo, éstos se quejaron que las fuerzas policiales les impidieron situarse al borde de la carretera, quizás como un intento –imposible– de invisibilizar las reivindicaciones.

También algunos vecinos se animaron a acercarse a la carretera de la ría a observar el paso de la vuelta ciclista española a su paso por Leioa.

Hubo quien, en Getxo, incluso se decidió a sacarse una fotografía con la bandera española, dejando claro qué simbología es la que les gusta y unen a la carrera ciclista. Pero fueron una absolutamente inmensa minoría.

Y la mejor prueba de ello fue ver la llegada de los ciclistas a la cumbre del monte Oiz, con un despliegue de ikurriñas y todo tipo de reivindicaciones, junto al apoyo a los corredores que llegaron a la meta tras una dura, muy dura, etapa de 157 km. Y por si no fuera suficiente con la afición, he aquí también como muestra de lo vivido, la entrada de uno de los corredores en meta y la dedicatoria a la afición de dos ciclistas tras finalizar la etapa.

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude