Por sus hechos les coneceréis

Jon Aranbarri I Periodista

El jueves pasado, el Pleno del Ayuntamiento debatió -y aprobó- el Plan de Acción del Euskera 2018-2020.

Al margen del error producto de un malentendido que impidió que los concejales de EH Bildu presentasen sus aportaciones a la propuesta del equipo de Gobierno municipal del PNV y PSE, el debate giró en torno a las posiciones que mantuvo el PP.

Sostuvo Xabier Olabarrieta, portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento que, si bien el Plan era, en líneas generales, aceptable, tenía algunos aspectos criticables que, fundamentalmente, tenían que ver, según explicó, con convertir al euskera, de manera progresiva, en idioma de trabajo de quienes tengan acreditado el Perfil Lingüístico correspondiente o sean capaces por sus conocimientos de utilizarlo. -algo que, además, deberá concretarse en el Plan de Uso-; con las campañas para promover que los jóvenes sigan estudiando en la ESO, el Bachillerato y la Formación Profesional en euskera; con poner en marcha campañas de rotulación fija y provisional en euskera; con la señalización en euskera, o con cuestiones «ridículas» como promover que la música de las barracas deba garantizar que el 50% sea en euskera (eso cuando, según los últimos datos publicados,  ni más ni menos que el 83% de los niños y jóvenes de hasta 19 años de Bizkaia son euskaldunes, un 13,9 entienden el euskera y tan solo un 3,3% son castellanoparlantes), además de con la discriminación del castellano.

Intentando darle tintes positivos, convino en proponer que los planes del futuro debieran contemplar la situación social de Leioa, donde idiomas como el inglés están adquiriendo cada vez más importancia, y que por ello, debieran ser más «globales», teniendo en cuenta no solo el euskera sino también el castellano y el inglés.

Pretender equiparar el estatus de un idioma oficial -caso del euskera- y propio del país con otro que no lo es ni tiene su mismo estatus -el inglés- no puede ser sino una manifestación de la (falta de) consideración que tiene hacia el primero de los idiomas quien tal idea manifiesta, además de producirnos un fuerte escepticismo e incredulidad. Y recordar que los políticos de su partido junto a los de UPN y PSN no tuvieron empacho en sólamente reconocer el derecho a aprender y usar el euskara en una zona de la provincia, lo que no impidió que la demanda del modelo de enseñanza en euskera avanzase. Para intentar frenar dicho progreso impulsaron un modelo de enseñanza en castellano, inglés… pero nada de euskera. La última «ocurrencia» de un líder de su partido ha sido manifestar que el euskera «no es un idioma propio de Navarra». Así no extraña que, al parecer, tuviera que recibir algún que otro «impulso» para aprobar el Master que cursó en una universidad madrileña.

También en nuestra Comunidad se aferran a la permanencia de tres modelos lingüísticos de enseñanza (en castellano, bilingüe y mayoritariamente en euskera), algo que si para algo ha servido ha sido para negar a una parte significativa de la población su posibilidad de aprender y usar el idioma propio de este país… y para hacer que el modelo de enseñanza solo en castellano lleve camino de convertirse -si no lo está ya- en una reliquia del pasado por su incapacidad de amoldarse a las querencias de la población vasca.

Bien es verdad que no es responsabilidad exclusiva del sistema educativo la normalización del euskera. Pero no es menos cierto que, a pesar de los claros signos de agotamiento que está mostrando el sistema de los tres modelos de enseñanza, han sido las medidas de impulso al aprendizaje y uso del euskera las que han posibilidad un conocimiento cada vez más amplio de nuestro idioma y su uso en amplios ámbitos de la cultura, la sociedad, la economía, la educación, la política… Y el mismo Xabier Olabarrieta es un vivo ejemplo de ello. ¿Por qué lo que le ha servido al portavoz del PP en Leioa para recuperar nuestros idioma y utilizarlo, por ejemplo, en las tertulias de radio y televisión en euskera o en el propio ayuntamiento, no ha de servir a otras tantas personas de nuestra comunidad que desconocen el euskera en su entorno familiar para que lo aprendan y puedan utilizarlo con la misma normalidad que lo hace el Sr. Olabarrieta?

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude