Historia de Leioa :: Edad Media (I)

El Ducado de Vasconia, formado en el siglo VII se extendía desde la costa sur de Aquitania por la vertiente norte peninsular hasta la actual Cantabria. La documentación del alto medievo sobre Bizkaia es escasa, pero la Crónica de Alfonso II del año 900 permite saber que Bizkaia había estado siempre en poder de suss naturales, a pesar de la presión exterior (visigodos, fancos, astures y musulmanes).

El primer gobernante conocido del territorio posiblemente fuera el conde alavés Momio Velaz, ya que Bizkaia no tuvo condes o señores estables hasta el siglo XI: la serie se inicia con Iñigo López, en el 1040, hasta 1379, en la que el título pasa a los reyes de Castilla, de la que pasa a depender el territorio.

La única referencia indirecta a Leioa es del año 896, cuando Iñigo de Arauco fundó la casa solar de su apellido en el barrio de Arriaga (Erandio). Su ascendiente Eguín de Arauco acudió en ayuda de un rey franco, de lo que se deduce que Leioa (entonces integrada en Erandio) pertenecía al Ducado de Vasconia entre los siglos VII al IX.

Bajo la órbita del Reino de Navarra

Las referencias generales a Bizkaia nos hablan de que el territorio entró en la órbita del Reino de Navarra en los primeros años del siglo XI, y de la castellana a partir del año 1075, perdiendo el Señor de Bizkaia Nájera, y ganando las tenencias de Alava y Guipúzcoa. Lope Iñiguez (1077-1093) gobernó sobre las tres provincias septentrionales (Guipúzcoa, Alava, Bizkaia), convirtiendo el Señorío vizcaíno en patrimonio hereditario de su apellido.

Iglesia de Santa María de Erandio Goikoa.

A lo largo de este tiempo se lleva a cabo la implantación del cristianismo en la zona. En el siglo V la sede eclesial de Calahorra mantenía su jurisdicción sobre todo el País Vasco peninsular. Tras ser tomada Calahorra por los árabes Bizkaia (y, consecuentemente, Leioa) pasó a ser administrada por la sede eclesial de Armentia (creada en el 871, a cargo del territorio alavés).

Es en el siglo XII de cuando data la primera referencia religiosa sobre Erandio, ya que en el año 1100 se fundó la iglesia de Santa María de Erandio. Era un iglesia divisera, fundada por patronos legos, encargados de cobrar los diezmos y nombrar a los clérigos. De esta iglesia dependía, entre otras, la ermita de Ondiz y el eremitorio¹ de Elexalde, sobre el que se fundó en 1526 la iglesia de San Juan Bautista.

En los siglos XII y XIII el Señorío y los territorios que lo formaban, afectados por las disputas entre los distintos reinos peninsulares, pasaron a depender de Castilla o del reino de Navarra en función de las alianzas del Señor de turno. Es a partir de 13709 que Bizkaia fue gobernada por los Corregidores, símbolo de la unión del Señorío con el monarca castellano.

La guerra de bandos

La crisis económica se hizo evidente en Bizkaia a finales del siglo XIII (hambrunas, epidemias) y la disminución de las rentas señoriales y los diezmos eclesiásticos aumentaron la presión sobre el campesinado y las villas que acabaron generando los enfrentamientos entre los dos bandos, oñacinos y gamboínos. Los oñacinos, cuyos linajes más importantes eran los de las casas de Butrón y Mújica, dominaron, entre otros territorios, la margen derecha de la ría del Nervión. No obstante su importancia, no hay constancia de la incidencia en Leioa de estos enfrentamientos banderizos. Algunos pariente menores del linaje de los Butrón y Martiartu estaban asentados en Ondiz. Otros linajes de la época son los Alzaga, Agirre, Artetxe, Sesumaga, Uribarri, etc.

A pesar de la falta de constancia escrita de enfrentamientos en esa época en el municipio, la importancia de la situación estratégica de Leioa queda evidenciada por las tres torres que habían en su territorio: la de Artaza, la de Gaztelueta -dominando el Abra y Getxo- y la de Ondiz, Torrea, para el control de la ría y terrenos adyacentes.

De esta época son también las primeras enajenaciones de terrenos comunales, que empeoraron las condiciones de vida del campesinado.

Esta etapa de conflictos entre los dos bandos coincidió y propicio de alguna manera la fundación de villas en algunas anteiglesias, que llegaron a enfrentarse al Corregidor Gonzalo Moro en combate, en el año 1415, en la campa de Erandio (Erandio Goikoa).

La persistencia de los conflictos propició que el rey castellano Enrique IV enviase a Pedro Fernández de Velasco, Conde de Haro al territorio con el título de Virrey, lo que fue considerado contrario al Fuero del territorio. Sus decisiones (entre otras, desterrar a los líderes de ambos bandos), propició la reconciliación de los linajes vizcaínos y se enfrentasen al Virrey nombrado por el rey castellano, que atacó sobre la merindad de Uribe con sus ejércitos atravesando Axpe y Lamiako siguiendo por la margen derecha hasta Urduliz y Gatika para enfrentarse al señor de Butrón.

La situación en Bizkaia y los enfrentamientos entre aspirantes al reino de Castilla, sobre cuya órbita pivotaba el territorio, acabó decantándose a favor de Isabel de Castilla, que amnistiaron a los señores del territorio a cambio de participar junta a ella en la guerra de sucesión que mantuvo contra la reina Juana de Castilla, hija de Enrique IV. entre 1475 y 1479.

La reina Isabel I de Castilla (conocida como Isabel la católica) acabó colocando a las villas que se fueron creando bajo el control administrativo de la Corona castellana mediante el Ordenamiento de Chinchilla (1493), imposibilitando sus alianzas con los linajes del territorio.


  1. Eremitorio: lugar donde vive un eremita o ermitaño.
  2. Este texto es un resumen extraído de la publicación Leioa a través de la historia, escrito por Ana López Asensio y publicado por el Ayuntamiento de Leioa en el año 2001.
Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude