Lakua plantea complementar las pensiones mínimas hasta los 823 € en 2020

Lakua ha trasladado a EH Bildu una propuesta de acuerdo para la aprobación de los presupuestos vascos que plantea un incremento en la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) para las personas pensionistas perceptoras de estas ayudas del 7% en 2019 y del 5% en 2020, con lo que se alcanzarían los 783,65 euros el próximo año y los 822,83 euros el siguiente.

EH Bildu, en una de las 19 enmiendas parciales registradas al proyecto de presupuestos para 2019, propuso que ningún pensionista vasco cobre menos de 858 euros a partir de 2019, como un paso más para llegar a la de 1.080 euros en el futuro.

Tras un acto en Bilbo el consejero de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu, ha detallado esta oferta que, sumando sus distintas medidas, está valorada en 104,08 millones para 2019 y en 35,8 para 2020, con lo que sumaría 140,6 millones.

La propuesta del Gobierno de Iñigo Urkullu plantea, además del incremento en el sistema de garantía de ingresos para los pensionistas, efectuar una subida general en la RGI del 3,5% en 2019 y de este mismo porcentaje en 2020. También se propone la realización de un informe, en un plazo no superior a seis meses, que analice las situaciones personales y los estados de necesidad económica de las unidades familiares perceptoras de la RGI, en especial de las mujeres en situación de vulnerabilidad económica.

Además, se proponen medidas en políticas de empleo valoradas en 45 millones para los próximos dos años (32 en 2019 y 13 el siguiente ejercicio) mediante la remodelación de programas existentes o la creación de otros nuevos.

El consejero ha reiterado que el «objetivo prioritario» del Gobierno es lograr que el proyecto de presupuestos sea aprobado y ha apuntado que aún «queda tiempo para materializar el acuerdo». «Estoy convencido de que esta propuesta responde a las demandas planteadas por EH Bildu y estoy esperanzado de que en las próximas horas seamos capaces de confirmar un entendimiento entre ambas partes», ha señalado.

La oferta de Lakua incluye la eliminación de los recortes introducidos con la crisis de la deuda de las administraciones públicas en 2012 a las ayudas económicas por conciliación familiar, con lo que las personas acogidas a ellas pasarían a cobrar el 100% de la cantidad concedida. Esto supondría incrementar en dos millones de euros en 2019 y en otros dos millones en 2020, la partida destinada a esta materia, según la valoración económica de la medida facilitada.

En 2012 se introdujo un recorte del 7% en estas ayudas que quedó en el 5% el año pasado en base al acuerdo suscrito con el PP de la CAV para obtener su apoyo a los presupuestos del Ejecutivo de Gasteiz de 2017, han recordado fuentes de la Consejería de Hacienda y Economía.

Azpiazu ha agregado que en la propuesta de acuerdo presupuestario remitida a la formación soberanista también hay un apartado referido a las inversiones financieras sostenibles y un compromiso de acordar un programa de inversiones «sostenibles» en el ámbito de la Sanidad, la Educación, el Medio Ambiente y la Vivienda, por un importe de 50 millones de euros.

Ha precisado que «aún queda tiempo para materializar un acuerdo» y se ha mostrado «convencido» de que esta propuesta corresponde «a las demandas planteadas por EH Bildu» y «esperanzado» de que, «en las próximas horas se pueda alcanzar un acuerdo entre ambas partes».

 

EH Bildu responde insistiendo en los 858 euros de pensión mínima y manifiesta su voluntad de seguir negociando hasta el día 21

El proyecto de presupuestos de Lakua no será tumbado mañana, como plantean PP y EP. EH Bildu quiere apurar hasta el 21 de diciembre la negociación y reitera su última propuesta de 858 euros de pensión mínima, después de que el consejero Azpiazu filtrara hoy que se plantean llegar a 822 en 2020. «Esa cifra no es una ocurrencia, sino lo que corresponde por ley», ha recordado Maddalen Iriarte. «No vamos a arrojar la toalla, es un deber que tenemos con la ciudadanía», han dicho Maddalen Iriarte y Nerea Kortajarena.

La decisión no supone que las posiciones se hayan acercado sustancialmente. Esta mañana, el consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, lo ha intentado escenificar haciendo pública la contrapropuesta trasladada a EH Bildu en la mesa de negociación, y que no ha movido en los últimos días e incluso semanas. En la misma se plantea un incremento en la RGI para las personas pensionistas del 7% en 2019 y 5% en 2020, con lo que el año que viene llegarían a 783,65 y en 2020 alcanzarían los 822,83. Frente a ello, EH Bildu mantiene firme la demanda de pensiones mínimas de 858 € ya, como primer paso para llegar a los 1.080 reivindicados por las asociaciones en lucha. En la rueda de prensa de esta tarde, Maddalen Iriarte y Nerea Kortajarena han recordado que la cifra «no es una ocurrencia» ni un objeto de «mercadeo» sino lo que corresponde por ley si no se hubiera producido el recorte impuesto en la legislatura de Patxi López y mantenido luego en las de Iñigo Urkullu.

Tan importante o más que eso es la demanda de EH Bildu de invididualización de la prestación progresiva, comenzando por las pensiones no contributivas, un ámbito en el que Lakua solo se compromete a realizar un estudio en el plazo de seis meses. Para EH Bildu, ese aspecto supondría la mejor garantía de que se corrige la situación de las personas en situación más precaria, con especial acento en las mujeres. Y en paralelo insiste en la demanda de salarios mínimos de 1.200 euros en las contrataciones apoyadas con dinero público.

Estos extremos han sido vehiculizados por EH Bildu mediante enmiendas parciales que se votarían en el pleno del día 21, por lo que la negociación puede estirarse hasta ese día, salvo que el Gobierno de Lakua haga un giro radical para buscar otro socio o fuerce una prórroga de su propio presupuesto anterior. En caso de que no se atendieran sus demandas, el grupo independentista de izquierdas tendría ese día la opción de tumbar el presupuesto. Mañana martes no lo hará. Iriarte ha reconocido la alta probabilidad de dos abstenciones para que la búsqueda de acuerdo pueda seguir: «No vamos a arrojar la toalla hasta el final», ha dicho.

La decisión de Lakua de hacer pública su oferta no ha gustado a EH Bildu, que entiende que rompe así la discreción con que se estaba llevando la negociación. Pero Iriarte y Kortajarena también han saludado que con ello el Gobierno Urkullu empieza a reconocer que «lo que antes era imposible ya es posible. Y nuestra oferta es igualmente posible». Han reiterado que la recaudación ha crecido 700 millones de euros respecto al ejercicio pasado y que Lakua dispone además de un remanente de 500 no gastados, por lo que «no hay excusa» para desatender las situaciones críticas que se han puesto sobre la mesa.

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude