Los vecinos de Kandelazubieta, a disgusto con el proceder del Gobierno municipal

El vecindario del barrio de Kandelazubieta vuelve a estar en desacuerdo con el proceder del Gobierno municipal del PNV y PSE.

La razón no es otra que el hecho de que se haya buzoneado el tríptico sobre el barrio en el que se pedía la opinión de los vecinos y vecinas y que eligiesen una de las tres opciones planteadas no solo en el barrio de Kandelazubieta, sino también en la calle Sabino Arana y aledaños de la misma. Según algunos vecinos, el Ayuntamiento pretende con ello«que no sean solo los vecinos de Kandelazubieta quienes decidan sobre qué hacer en el barrio», sino los de otras zonas cercanas también. Se quejan los residentes residentes en este barrio del municipio que ellos no han podido participar en las consultas de otras zonas, y hay quien piensa que el hecho de haber colgado las propuestas en la página de Gobierno abierto Leioa zabalik abre la posibilidad de decidir a todos los residentes del municipio.

Por ello, en el barrio no son pocos quienes creen que la Asociación de Vecinos de Kandelazubieta, que realizó una asamblea ayer lunes, 1 de octubre, debería impugnar la consulta y su resultado, algo que muy probablemente vaya a plantear la asociación vecinal, «debido al intento del Ayuntamiento de hacerlo a espaldas de la voluntad de los vecinos de Kandelazubieta».

Mejorar Kandelazubieta «entre todos»

El Ayuntamiento buzoneó a finales de septiembre un tríptico a todo color con el título de Mejorando Kandelazubieta entre todos. En él la institución local planteaba que «a principios de verano se iniciaron unas obras que consistían en aumentar la seguridad de la zona haciendo de dirección única la calle para poder habilitar, a su vez, más plazas de aparcamiento que, en su caso, puedan eliminarse de otras zonas del barrio que necesiten de más espacio peatonal», con la intención de «dar pasos para la mejora del barrio». El Ayuntamiento, en definitiva, se planteaba dos grandes objetivos: hacer una calle «más segura y con más aparcamientos».

El Gobierno municipal aceptaba «un error de comunicación» de las obras a realizar, lo que le llevó esperar a septiembre «para informar sobre las diferentes opciones que pueden ejecutarse para la mejora de la principal calle del barrio». Reconoce el Gobierno local que los tres grandes objetivos de las obras que levantaron una amplia polvareda en julio eran convertir la calle en una de dirección única, mejorar las aceras y los pasos de cebra y obtener un mayor número de aparcamientos.

De cara a ellos, la institución planteaba que «los técnicos del Ayuntamiento de Leioa» habían propuesto tres opciones, si bien luego sólo se plantean dos con los objetivos propuestos alcanzar: la alternativa A, que consistía en «invertir la dirección del sentido único y mantener la circulación de doble sentido en el último tramo de Kandelazubieta» y la alternartiva B, que planteaba «invertir la dirección del sentido único y mantener la circulación de doble sentido en Kandelazubieta a excepción del tramo correspondiente con el parque/plaza del barrio». A estas dos, en el tríptico se añade la llamada alternativa C, que no es otra cosa que «dejar las direcciones como están actualmente (doble dirección en toda la calle sin ampliación de aparcamientos)», lo que hace pensar que tal alternativa C ni se planteaba hasta que surgió la movilización vecinal al inicio de las obras.

La Asociación de Vecinos de Kandelazubieta se decantó por apoyar dejar el barrio como estaba (o alternativa C), y llamó a entregar las encuestas rellenadas en un comercio del barrio para tener un control del número de participantes y garantizar la «no manipulación» de los resultados. Ampliar la participación en esta encuesta a vecinos de otras zonas del municipio (en realidad, como mínimo al conjunto del vecindario del municipio», dado que no se acota ni en la encuesta buzoneada ni en la página Leioa Zabalik del Ayuntamiento que sólo pudieran participar los residentes en Kandelazubieta, es lo que ha avivado el enfado entre el vecindario.

Si al final se confirma esta opción, no está claro si la corporación municipal -o, más exactamente, el Gobierno local formado por el PNV y PSE- seguirá adelante con sus planes o los pondrá en suspenso en este barrio al menos.

Si al final se confirma esta opción, no está claro si la corporación municipal -o, más exactamente, el Gobierno local formado por el PNV y PSE- seguirá adelante con sus planes o los pondrá en suspenso en este barrio al menos.

La calle Santsoena, también de sentido único desde el lunes

En cualquiera de los casos, parece claro que el Gobierno local sigue tomando decisiones relativas al tráfico en el interior del municipio. Recientemente también ha anunciado que la subida de Mendibile hacia el Campus de la UPV/EHU también se convertiría en carretera de único sentido en dirección hacia la Universidad, lo que tampoco había sido hecho público hasta el último momento.

Se da la circunstancia de que EH Bildu solicitó en un pleno municipal reciente que se facilite a los grupos de la oposición el trabajo que, por encargo de la institución local ha venido realizando una empresa privada sobre el tráfico interno del municipio, con el objetivo de proceder a su reordenación. La alcaldesa, Mari Carmen Urbieta, manifestó que todavía no se encontraba concluído dicho estudio, razón por la que no había sido dado a conocer ni a los distintos grupos de la oposición ni tan siquiera a los propios concejales de la Comisión de Urbanismo y Transportes municipal, lo que no está siendo obstáculo para que el Gobierno local vaya tomando decisiones de cambio de la ordenación del tráfico interno en distintas zonas del municipio. Una situación que genera quejas del vecindario por su falta de transparencia y de voluntad de poner a debate una cuestión tan delicada en un municipio atravesado por distintas carreteras de carácter supramunicipal que condicionan tanto la propia movilidad interna.

Mientras tanto, las obras en el centro urbano siguen generando importantes retenciones y colas de vehículos tanto a las mañanas como, en aún mayor medida, a las tardes, con vehículos que soportan importantes retrasos para llegar a sus lugares de trabajo (a las mañanas) o residencia (a las tardes) y las consiguientes pérdidas de tiempo.

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude