Atención al aumento de la vulnerabilidad social en Leioa

Mikel Barturen I Activista social

Hace pocos días un periódico vizcaino revelaba que las Ayudas de Emergencia Social (AES) concedidas en Leioa se habían incrementado significativamente, tanto en cuantía económica, como en el número de perceptores, habiéndose alcanzado este año la cifra record de 426.986€, con un aumento de 40.000€ respecto al año anterior y duplicando casi la cifra que se destinaba en 2012 a dicha prestación social.

La misma tendencia se ha hecho notar en las Ayudas de Urgencia, de carácter municipal, que ha ascendido 5.000€ respecto a 2016, alcanzando los 207.000€. Las familias perceptoras de AES en 2017 han sido 455 y 275 las perceptoras de Ayudas de Urgencia  –un incremento del 32% en dos años- además de las 740 unidades familiares que cobran la Renta de Garantía de Ingresos en nuestra localidad.

La contundencia de estos datos nos indica que Leioa, donde se disfruta de unos niveles de empleo, renta per cápita y cobertura social elevados comparativamente a otras localidades del entorno bilbaino, no ha podido sustraerse a lo que ha sido la evolución ascendente del número de personas en riesgo de pobreza y exclusión de la Comunidad Autónoma en su conjunto desde el inicio de la crisis en 2008. Según la Encuesta de Pobreza y Desigualdades Sociales (EPDS) del Gobierno Vasco, la población en riesgo pasó ese año de ser 130.565 personas, a 183.580 en 2012, 207.898 en 2014, y en 2016, se invierte ligeramente la tendencia con 194.060 personas, pero lejos todavía de las cifras anteriores a la crisis como puede observarse.

En esta coyuntura de aumento de la pobreza y la desigualdad, de población en situación de vulnerabilidad o exclusión, es más necesario que nunca apelar a la solidaridad entre vecinos y vecinas, a la cohesión y la justicia social y, en un momento en el que se debaten los presupuestos de nuestro municipio para el próximo año, a la responsabilidad de nuestro ayuntamiento en la inversión social necesaria para garantizar el bienestar de la comunidad bajo su tutela y en especial, de las personas más vulnerables.

Casi un tercio de la partida destinada en Leioa a las Ayudas de Emergencia Social proviene de las arcas municipales, que están autorizadas a cubrir las necesidades a las que no alcanza el presupuesto destinado para ello por el Gobierno Vasco.

Desde las organizaciones sociales se viene reclamando que estas prestaciones de emergencia social se consideren un derecho subjetivo al mismo nivel que la RGI y que su cobertura no esté sometida por tanto a la voluntad política del gobierno de turno. Y tampoco se deje a cargo, al menos en parte, de la disponibilidad presupuestaria del eslabón más débil de la Administración pública: las entidades locales.

El Tercer Sector Social está haciendo estas y otras propuestas aprovechando el debate sobre la reforma de la Ley de Garantía de Ingresos y para la Inclusión Social que se está llevando a cabo en este momento en el Parlamento Vasco.

Pero mientras sepamos si son atendidas o no estas legítimas demandas, debemos seguir apelando también a las instituciones más cercanas a la ciudadanía, los ayuntamientos, para enfatizar que detrás de las cifras, hay personas, que tienen problemas reales para cubrir sus necesidades más básicas, como el mantenimiento de una vivienda, las reparaciones o los suministros del hogar.

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude