Reivindican en Bilbao una “agenda de trabajo” para conseguir un país sin represaliados

Con el lema «Bada garaia. Presoak kalera» (Ya es el momento. Presos y presas a la calle) tuvo lugar la tradicional manifestación en favor de las y los represaliados vascos del día grande de las fiestas de Bilbao. Una manifestación que guar

Con el lema «Bada garaia. Presoak kalera» (Ya es el momento. Presos y presas a la calle) tuvo lugar la tradicional manifestación en favor de las y los represaliados vascos del día grande de las fiestas de Bilbao. Una manifestación que guardó un especial recuerdo de Roberto Facal y Fernando Morroni, las dos personas fallecidas como consecuencia de la represión policial contra las movilizaciones llevadas a cabo hace ahora 24 años en Uruguay en defensa del derecho de asilo político de los refugiados vascos.

La manifestación habitual en favor de los derechos de los y las presas políticas vascas de la Semana Grande bilbaína discurrió entre la Plaza de Moyúa y la del Ayuntamiento, convocada por la dinámica Kalera kalera. Miles de personas apoyaron a las y los vascos encarcelados o refugiados y reivindicaron su vuleta a casa, mediante diversas consignas y pancartas. La  de cabecera era portada por 10 ex-refugiados.

Un momento de la movilización en favor de los presos y presas vascas.

En el acto celebrado junto al Ayuntamiento bilbaíno se mencionaron distintas luchas del momento, como las de las personas pensionistas, feministas, inmigrantes, en favor de los jóvenes encarcelados de Altsasu… Manifestaron que «debemos el futuro a nuestro pasado», reivindicando que «los queremos en la calle para que el último muerto entre los barrotes de la cárcel sea Antxo y los familiares realicen menos kilómetros». También se dieron lectura a cartas de presos encarcelados lejos de Euskal Herria, que subrayaron que la lucha en favor de Euskal Herria «merece la pena». Una de ellas reclamaba también la implicación de la sociedad, añadiendo su responsabilidad para poner fin a la política de excepción que se viene aplicando a los presos y presas vascas: «Hay que dar la vuelta a la situación de bloqueo y ataque» contra las personas presas, «y para ello son necesarios pasos de la sociedad», señalaba la misiva.

«Haced llegar a los familiares de las y los presos el cariño y orgullo que existe hoy aquí», les pidieron a los familaires que ayer debían, una vez más,coger el coche o el autobús. Junto a ello, compartiendo las últimas reflexiones realizadas por el colectivo de presos y presas polítcas vascas, EPPK, señalaron que se habían reunido para reivindicar una agenda de trabajo «más allá de las palabras»: «Para tener un pueblo sin represaliados de una vez y para siempre, es imprescindible acordar una hoja de ruta».  Y ven clave, junto a las nuevas relaciones que se están tejiendo, continuar con las movilizaciones en las calles. «Hemos de salir a la calle para que ellos salgan», remarcaron, y llamaron a toda la ciudadanía vasca a tomar parte «activamente» en todas las acciones que surjan con el lema de «Orain presoak» (Ahora los presos y presas)». Manifestaron que «es importante mantener vivia la reivindicación», recordaron a Gorri y Piol, presos liberados en los últimos días y ensalzaron todas las iniciativas que se llevan a cabo en favor de los presos y refugiados vascos en el marco de las fiestas.

Acto de solidaridad con los fallecidos en Uruguay en las movilizaciones en favor de los refugiados vascos.

Solidaridad con Uruguay

Antes de manifestar su solidaridad con los presos y presas, en la Plaza Elíptica se llevó a cabo un pequeño acto de solidaridad con Uruguay, en el 24 aniversario de la operación Filtro llevada a cabo por la policía en contra de la movilización que llevaban a cabo diversos sectores sociales de aquel país en solidaridad con los refugiados políticos vascos, en la que resutaron heridas numerosas personas y fallecieron los ciudadanos de aque país Fernando Morroni y Rotberto Facal.

Uno de los refugiados que se encontraba con otros dos compañeros en el hospital El Filtro de Uruguai ha tomado la palabra para recoredar las acciones de solidaridad llevadas a cabo en defensa del derecho de asilo político de los refugiados vascos en aquel país, a pesar de las sentencias en su contra, hasta que el 24 de agosto —«un día negro, trágico»— la violencia policial produjo unas «graves» consecuencias. El ex-refugiado se ha mostrado emocionado por la solidaridad de la población uruguaya, manifestando su agradecimiento diciendo que «amo Uruguay y a los uruguayos».

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude