Coronavirus :: Entre prorrogar el estado de alarma, no parar la industria no esencial y priorizar la salud

La crisis generada por el coronavirus, desdeñada en un principio por las diversas instituciones, ha llegado para quedarse más de lo inicialmente anunciado.

El Gobierno español ya ha anunciado su voluntad de ‘estirar’ el estado de alarma dos semanas más, dada la propagación sin control que está experimentando el número de contagiados por el CoVID-19 en el Estado. Las últimas cifras oficiales publicadas hablan de 28.572 casos positivos, 1720 personas fallecidas y 2.575 curadas. Entre las provincias donde la epidemia tiene una mayor incidencia acumulada en los últimos 14 días se encuentran Araba, Bizkaia, Gipuzkoa y Nafarroa. Los datos por Comunidades Autónomas ofrecidos por el Gobierno español reflejan que sólo La Rioja (189,08 casos)  y Madrid (142,98 casos)  tienen una Incidencia acumulada (casos acumulados por 100.000 habitantes) mayor que la de Nafarroa (129.91 casos) y la CAV (91,81 casos).

A pesar de los llamamientos de destacados miembros de la comunidad científica del Estado llamando a incrementar las medidas para hacer frente a esta epidemia, el Gobierno de Pedro Sánchez ha declinado aumentar la intensidad de las medidas para intentar para el incremento de nuevos diagnosticados como infectados por el CoVID-19. El propio líder del PSOE ha reconocido que también varios presidentes autonómicos le han demandado la paralización de la actividad productiva no esencial. Especialmente, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha insistido en la necesidad de «confinamiento total y el paro de cualquier actividad que no sean servicios esenciales», permitiéndose solo el desplazamiento de profesionales sanitarios, de alimentación y otros servicios esenciales. No obstante, Sánchez Sánchez, al igual que Urkullu en la CAV, no se ha mostrado partidario de tal postura.

El Gobierno Vasco, por seguir como hasta ahora

Por su parte, el Gobierno de Iñigo Urkullu tampoco ve necesarias nuevas medidas de afrontamiento de esta crisis de salud pública que ha puesto patas arribas a la sociedad vasca, con una especial incidencia en Araba, pero con una progresión en Bizkaia que hace temer lo peor para la semana entrante, como se puede observar por las líneas de crecimiento seguidas en ambos territorios del número de casos positivos acumulados.

El pasado miércoles, 18 de marzo, el gráfico de los casos positivos acumulados por Territorios Históricoa de la Comunidad Autónoma Vasca ofrecía una diferencia de 228 más casos positivos en Araba que en Bizkaia, si bien el territorio vizcaíno ya ofrecía una tendencia de crecimiento más acusada que la de Araba.

Casos positivos acumulados por Territorios Históricoa hasta el 18/0/2020. Gráfico: Gobierno Vasco

Esa diferencia se fue acortando en los siguientes días. Y, según los datos hechos públicos hoy mismo, la tendencia no ha hecho sino agudizarse: la diferencia de casos acumulados entre Araba y Bizkaia se ha reducido a 52, agudizándose la tendencia ascendente de nuevos casos positivos en el territorio más poblado de la CAV.

Casos positivos de CoVID-10 por TTHH de la CAV hasta el 21/03/2020. Gráfico: G.V.

En este contexto, el lehendakari Urkullu ha apostado por evitar lo que ha calificado como «coma económico», rechazando cerrar la actividad económica no esencial para evitar la propagación del coronavirus. «No podemos hacer que la economía languidezca y podamos entrar en el coma económico», ha manifestado en una entrevista en ETB.

Urkullu se ha mostrado favorable a tomar nuevas medidas de prevención en las empresas y ha destacado las medidas económicas adoptadas por el Gobierno de Lakua. También se ha manifestado esperanzado con la posibilidad de que los comicios autonómicos se celebren antes del verano y con la posibilidad de que la curva de la epidemia se pueda invertir en abril, si bien «lo peor está por llegar».

El lehendakari también ha negado que los hospitales de la CAV pueden colapsarse en las próximas fechas, porque «estamos planteando una reordenación de todos los hospitales, y también disponiendo de las clínicas privadas o concertadas», a la vez que anunciaba la adquisición de más de un millón de mascarillas.

Urkullu no ha querido entrar en polémicas con sus socios del PSOE respecto a la presencia del Ejército español en las calles de distintos pueblos y ciudades de la CAV, dado que «no ha habido discrepancias. No pierdo ni un segundo en eso», ha afirmado.

Por su parte, el sindicato LAB ha contestado a Urkullu mediante un mensaje en el que apuntaba que «mañana miles de trabajadorxs tendréis que ir a trabajr. Cuidaros y protegeros frente a quienes solo quieren ganar más. Urkullu treme el coma económico. A nostras nos preocupan los otros comas, los de verdad».

EH Bildu apuesta por parar la actividad industrial no esencial

Con anterioridad, el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, ha insistido en que, con los datos en la mano, «no se está frenando la expansión del coronavirus», por lo que considera obligado y urgente parar la actividad industrial no esencial.

«Hoy domingo, a las 22:00 horas muchos trabajadores y trabajadoras se incorporarán a los tajos. ¿Quién entiende que hayamos estado confinados todo el fin de semana y que ahora decenas de miles de personas cojan su coche o el transporte público, compartan comedores o vestuarios con otros miles y miles de trabajadores y trabajadoras? Eso es anteponer el interés económico a la salud pública».

Otegi ha asegurado que todas esas personas «están preocupadas, no saben si se garantiza su salud, y después de esas ocho horas van a tener que confinarse de nuevo con sus familias», con el riesgo de contagiarse en el trabajo y expanderlo entre sus familiares más directos».

Según el líder de EH Bildu, «es imprescindible tomar la decisión de que todos los trabajos presenciales no imprescindibles sean suprimidos. Y va a tener un coste económico menor en la medida en que vamos a acabar tomando esta decisión tarde». Según Otegi, no se trata de que «nos hagan caso a nosotros y nosotras», sino de que «hagan caso a lo que recomienda la comunidad científica, a lo que está siendo Italia, a la Organización Mundial de la Salud (OMS). No se puede jugar con la salud de nuestra gente» ha señalado finalmente.

A las redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *