Tapia insiste en “medidas mucho más duras” mientras los hosteleros acuden a los juzgados

Esta vez ha sido la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco en funciones Arantza Tapia quien ha manifestado que el ejecutivo autonómico estudia “medidas mucho más duras” si siguen aumentando los contagios de coronavirus. Tapia ha insistido en la posibilidad de recurrir a “mayores restricciones” que las que se han establecido hasta el momento, aunque ha descartado lo que ha llamado un confinamiento “a las bravas”. Al mismo tiempo, asociaciones de hosteleros de Bizkaia y Gipuzkoa han anunciado que recurrirán a la Justicia las limitaciones de los horarios nocturnos.

Tapia ha afirmado que se están viviendo “unas semanas duras” en las que los contagios han ido incrementándose, y ha apelado a la concienciación ciudadana: “Si no somos cada uno responsables de lo que estamos haciendo y de nuestras actitudes, las restricciones que va a haber que imponer serán mayores”.

La Consejero ha afirmado que su Gobierno “está creyendo en la madurez de la sociedad”, y confía en que se va a ser capaz “de atender todas esas medidas de distanciamiento, de uso de mascarillas, de higiene de manos, de tener los menos contactos posibles y de tratar de cuidarnos nosotros y los demás”.

Si así no fuera, “habrá que tomar medidas muchos más duras, no en cuanto a un confinamiento como el que hemos tenido antes, pero sí en cuanto a medidas que permitan estabilizar la situación y garantizar que los contagios disminuyan”.  A su juicio, “en tanto no haya una vacuna efectiva, tenemos que aprender a convivir con el virus, en una situación en la que puede haber contagios, pero los mínimos posibles y los tengamos absolutamente controlados”, para lo que es necesario “demostrar que somos una sociedad madura“. Tapia considera que, además de llevar mascarilla, hay que “usarla bien” y ser conscientes de que ha cambiado la forma de relacionarse.

Una ola diferente al mes de marzo

Arantxa Tapia no sabe si estamos ante una segunda ola de la epidemia, pero “tiene todo el aspecto” de serlo, si bien cree que la situación no es como la vivida el pasado marzo. “En este momento se está haciendo rastreo, análisis de todos los casos, evaluación de los problemas que están apareciendo, de los casos positivos, de los contactos de esos casos, que nos permiten tener la situación muchísimo más controlada”, ha asegurado. También ha asegurado que muchos de los positivos son asintomáticos, lo que supone que “van a pasar la enfermedad casi sin síntoma o incluso sin ellos, pero hay un porcentaje de personas que están siendo ya hospitalizadas”.

La Consejera ha asegurado igualmente que hacer “muchísimos” PCR no significa estar “libre” de cumplir con las medidas de seguridad y prevención. También considera que la labor de “rastreo está siendo eficiente y se está demostrando” con la detección de problemas en algunos municipios donde se han “introducido restricciones adicionales” temporales que permitieron controlar los focos evitando la transmisión comunitaria. Sin embargo, ha afirmado que “nos estamos planteando, de forma constante, ante la actual evolución, qué otro tipo de medidas adicionales hay que introducir, no de manera permanente, pero sí de forma quirúrgica, durante un tiempo limitado, para que ese riesgo de transmisión comunitaria sea el mínimo posible y consigamos tenerlo lo más controlado posible”.

El ‘toque de queda’, una de las posibilidades 

Tapia ha hecho mención al “toque de queda” planteado por el lehendakari en funciones, Iñigo Urkullu, como “una de las posibilidades”. Según la Consejera en funciones, “estamos analizando todas las posibilidades, sobre todo detectando dónde se están produciendo más esos contagios, como consecuencia de qué actuaciones, de qué tipo de actitudes que estamos teniendo como sociedad y tratar de limitarlos. Si no somos de hacerlo por medios y voluntad propia, habrá que establecer medidas más restrictivas”.

Lo que ha descartado la responsable autonómica es “ir a las bravas” hacia un confinamiento como el de marzo y ha apostado por “medidas acordes con lo que se está detectando” para frenar la expansión del virus y que “la actividad económica, la actividad del día a día, la vuelta a los centros de trabajo, a los centros de estudio sea posible y nos permita convivir de la mejor manera posible”.  A su juicio, no nos podemos permitir “un segundo confinamiento”, y, si otras sociedades están controlando los rebrotes “de una forma mucho más quirúrgica, con medidas focalizadas”, la Comunidad Autónoma Vasca (CAV) es también “capaz de hacerlo, sin ninguna duda”. En consecuencia, espera que confinamientos “estrictos” como el ya vivido no se tengan que repetir ni en el conjunto de la CAV ni en municipios concretos.

No sólo el ocio nocturno

La Consejera se ha mostrado contraria a “demonizar” el ocio, y ha señalado que “el ocio nocturno quizá sea más propicio [para los contagios], pero también de día nos tenemos que cuidar, y las imágenes que se han visto en muchas ocasiones no son las más adecuadas”, apuntando a situaciones vividas en las playas, piscinas, o en reuniones de “grandes grupos de personas, aunque sea de día”.

Precismente, diversas Asociaciones de Hostelería de Bizkaia y Gipuzkoa han anunciado que recurrirán las medidas de limitración horaria establecidas por el Gobierno Vasco ante la justicia. A este respecto, Tapia ha afirmado entenderlo desde el punto de vista “de la economía, de que esas personas tienen un negocio y que no tienen capacidad de desarrollarlo”. Pero ha asegurado que “si lo evaluamos de forma conjunta, en la balanza va a pesar mucho más la salud de nuestros mayores y de nuestros niños frente a esa capacidad del ocio nocturno porque, sin ella, vivimos diferente, pero podemos vivir. Sin salud no lo podemos hacer”.

Situación “bastante compleja” en otoño

Cara al otoño, Arantxa Tapia cree que existen dos “componentes diferentes”, por una parte, al finalizar el verano, “quizá no sea tan intensa la necesidad de salir y estar en la calle” y, por otra, la actividad en los centros escolares y de trabajo “va a estar más controlada”.

No obstante, la Conasejera ha señaldo, “como contrapartidad”, que la gripe estacional se va a “acumular” a la epidemia del coronavirus porque “el virus sigue ahí”. Por consiguiente, prevé posible una situación “bastante compleja” porque “cualquiera puede empezar a toser y tener un poco de fiebre y no saber muy bien si se tiene realmente una gripe o el coronavirus”. Como conclusión, ha asegurado que “desde luego, el sistema de salud puede verse bastante tensionado”.

Tapia ha afirmado que, para hacer frente a esas posibles situaciones, sobre todo en Osakidetza, están preparando medidas, pero, “a pesar de tener todo eso planificado, el tensionamiento es probable que se produzca”, asumiendo que “vamos a tener un sistema que perfectamente permita detectar qué es una cosa y qué es otra, y trabajar con el miedo e incertidumbre de muchas personas”.

A las redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *