Tres años de lucha por unas pensiones públicas dignas

Movimiento de Pensionistas de Euskal Herria

Para el movimiento de pensionistas vascos, como para los pensionistas del resto del Estado, el 15 de enero de 2018 es una fecha histórica, ya que fue el inicio del movimiento que hoy seguimos en la calle, y lo haremos en el futuro, hasta conseguir pensiones públicas y dignas.

Tras llevar varios años con las pensiones congeladas o con una mísera subida del 0,25% era tal el enfado y el hartazgo de la gran mayoría del mundo de los pensionistas que, de forma un tanto espontánea y sin coordinación, decenas de miles de hombres y mujeres pensionistas salimos a la calle el 15 de enero de 2018 en Euskal Herria y en otras localidades del Estado.

Era difícil pensar o prever que ese inicio del movimiento de pensionistas se pudiera prolongar y seguir como lo ha hecho, especialmente en Euskal Herria. Hace tres años que nos concentramos todos los lunes, casi ininterrumpidamente, en las cuatro capitales y en unas 70 localidades de la geografía vasca. Hemos hecho numerosas manifestaciones de pueblos, comarcas y provincias. Y el 30 de enero se cumplirá también el primer aniversario de la movilización y huelga general que estamos llevando a cabo en Álava, Bizkaia, Gipuzkoa y Navarra.

Cuando llegó la pandemia del COVID-19, a principios del año pasado, tomamos aún más conciencia de la importancia que tiene la sanidad y los cuidados, sobre todo para los mayores y dependientes de residencias y otros centros sociosanitarios. Por ello, durante todo el año pasado nos movilizamos tanto de forma autónoma como, en otras ocasiones, de forma conjunta con las asociaciones de familiares de los usuarios de las residencias y con los sindicatos del sector.

Gracias a las movilizaciones y protestas propias y unitarias, desde 2018 nuestras pensiones no se han deteriorado más, y la exigencia de medidas públicas sanitarias y socio-sanitarias ha adquirido una dimensión y demanda social de gran importancia.

Pero tenemos que hacer frente a los nubarrones, porque las élites económicas y políticas han explicado su intención de establecer medidas y recortes en las pensiones y otros derechos a la salud y a la vida, tomando como excusa el coronavirus o usándolo como coartada. Ante esto, debemos ponernos más en guardia que nunca; es decir, debemos multiplicar las movilizaciones buscando y posibilitando que sean conjuntas, plurales y así más masivas.

Por todo ello, continuaremos con las concentraciones todos los lunes y daremos un significado especial al próximo lunes, con motivo del tercer aniversario del 15 de enero de 2018. El 25 de enero realizaremos una concentración ante el Parlamento de Vitoria para denunciar los recortes y límites del proyecto presupuestario del Gobierno de Urkullu. Y, especialmente, impulsaremos una fuerte movilización el 13 de febrero.

Para terminar, queremos subrayar que el movimiento de pensionistas de Hego Euskal Herria tenemos la firme decisión y voluntad de continuar con nuestras movilizaciones, y que también vamos a intentar realizar unidades de acción con las plataformas de pensionistas del resto del Estado.

A las redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *