Aberri Eguna 2022 :: “No es patria ondear la ikurriña mientras se privatizan los servicios públicos”

Podemos / Ahal Dugu

Hoy, Podemos Ahal Dugu, como tantos y tantas vascos y vascas, celebramos el Aberri Eguna, y lo hacemos conscientes de que el país se defiende no uno sino todos los días. En Podemos Ahal Dugu trabajamos fortaleciendo nuestras instituciones y nuestros servicios públicos, porque es lo común, lo de todos y todas, lo que mejor define nuestra manera de entender nuestro país. El papel de la ciudadanía vasca es crucial a la hora de determinar nuestro futuro. Son las vascas y los vascos las protagonistas de la construcción de Euskadi, y siempre lo fueron.

Porque la patria son sobre todo sus gentes; son los mineros venidos de fuera de Euskadi que en 1890 iniciaron las huelgas desde La Arboleda hasta toda la Margen Izquierda; son aquellos que empezaron a celebrar una identidad propia durante el franquismo cuando nuestros símbolos estaban prohibidos; son las movilizaciones contra el cierre del Euskalduna; son las mujeres rebosando nuestras calles el 8 de marzo; son las profesionales de Osakidetza que cuidan de nosotras desde el inicio de la pandemia; son las personas refugiadas e inmigrantes que llegan de otras geografías buscando nuevas oportunidades en una tierra de acogida como es Euskadi; y son, en definitiva, las personas que viven y trabajan en nuestro país y que construyen una Euskadi justa, solidaria y plural. Porque patria no es un sentimiento unidimensional, es un concepto amplio que nos incluye a todas, un sentimiento plural y diverso que defiende lo común.

Euskadi es una nación determinada por su cultura e historia específica, y por su lengua común: el euskera. Pero la patria es más que eso, e incluye a los diferentes tipos de sentimientos y símbolos. La patria es inclusiva porque construye instituciones que cuidan del conjunto. Y debemos construir Euskadi desde principios democráticos y asumiendo su heterogeneidad y su diversidad, pues ahí radica su riqueza. Por eso defendemos el derecho a decidir; a decidir sobre cualquier asunto que influya en la vida de sus gentes. Y al contrario de lo que nos han dicho, queda mucho por decidir.

La soberanía es popular, reside en el pueblo, y construimos con ella nuestros derechos e instituciones. La soberanía no se limita al encaje legal de un territorio sino que también sirve para decidir cómo gobernamos nuestras relaciones, también las económicas. Quienes venden la soberanía son los que privatizaron nuestras cajas o regalaron Euskaltel, son quienes vacían nuestros servicios públicos, son quienes prefieren defender que los fondos buitre hagan negocio con nuestro derecho a la vivienda, son los que permiten que los oligopolios energéticos se  enriquezan a costa de la gente, son quienes teniendo responsabilidad pública han robado a las vascas o prefieren poner por encima los símbolos a los derechos sociales. No es patria ondear la ikurriña mientras se privatizan los servicios públicos.

Las competencias vascas son fruto de procesos de participación política, pero no hemos de quedarnos ahí. Lo relevante de la especificidad vasca es nuestra capacidad para poder hacer del autogobierno una herramienta al servicio de las mayorías sociales. No es tanto el qué tenemos sino el para qué lo usamos. La fiscalidad ha de servir para que las administraciones redistribuyan la riqueza, la sanidad debe servir para evitar los despidos que se están dando en Osakidetza; la educación debe servir para que cualquier niño o niña llegada a Euskadi tenga las mismas oportunidades que el resto de niños y niñas; y la economía vasca debe asegurar que los servicios básicos que necesitamos como sociedad, como la energía, estén bajo el control de las vascas y vascos, de lo público. El autogobierno debe servir para construir una sociedad más justa porque es desde la justicia social como entendemos Euskadi.

Este Aberri Eguna nos sirve para reflexionar sobre el futuro de Euskadi. Queremos invitar a toda la sociedad vasca, aunque nos identifiquemos con símbolos diferentes, a repensar el concepto de patria para que, dentro del clima de paz y convivencia presente, busquemos una definición de lo que es Euskadi que incluya, sin esencialismos, toda la heterogeneidad de nuestra sociedad.

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko.