Zer berri? :: “Nombre de torero”, de Luis Sepúlveda

Luis Sepúlveda (Ovalle, Chile, 1949 – Oviedo, Estado español, 2020) es un escritor de origen chileno recientemente fallecido en Oviedo tras haberse contagiado de COVID-19.

Sepúlveda fue escritor, periodista y cineasta chileno, autor de cuentos y novelas. Residió en Gijón (Estado español) las últimas décadas de su vida.

Hijo de un militante comunista y de una madre enfermera de origen mapuche, creció en Santiago de Chile. Manifestaba haber nacido «rojo, profundamente rojo». A los quince años ingresó en la Jota, las Juventudes Comunistas de Chile, pero fue expulsado en 1968 y después militó en una fracción del Partido Socialista llamada Ejército de Liberación Nacional. Tras la secundaria ingresó en la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile, de la que se tituló como director. Años más tarde curso la licenciatura en Ciencias de la Comunicación en Alemania.

A los diecisiete años publicó su primer libro, un poemario, y un periodista que frecuentaba el restaurante paterno le consiguió trabajo como redactor policial en el diario Clarín. A los veinte años ya tenía bastantes relatos, que «un buen amigo» ordenó, dando nacimiento a su primera recopilación de cuentos: Crónicas de Pedro Nadie. Reconoció la gran influencia que tuvo el escritor Francisco Coloane en sus primeros cuentos.

Un viejo que leía novelas de amor, Luis Sepúlveda.

Consideraba que sus años más felices fueron los de la Unidad Popular chilena. Después del golpe militar encabezado por Augusto Pinochet, Sepúlveda estuvo detenido en una cárcel militar y encarcelado casi tres años por la dictadura chilena, que le conmutó 28 años de prisión por ocho de exilio.

En 1977 abandonó Chile, estuvo en Buenos Aires, Montevideo y Brasil . Más tarde cruzó a Paraguay, Bolivia, Perú y Ecuador, donde trabajó un tiempo y conoció a los indios shuar. En ese país ingresó en la Brigada Internacional Simón Bolívar, con la que partió a Nicaragua a principios de 1979 para participar en la Revolución Sandinista.

Poco después del triunfo de la revolución, se fue a Alemania y se instaló en Hamburgo, ciudad en la que trabajó como corresponsal de prensa y escribió relatos, teatro y alguna novela. Allí vivió catorce años, se volvió a casar, se incorporó al movimiento ecologista, y, como corresponsal de Greenpeace, atravesó los mares del mundo entre 1983 y 1988.

“Contar una buena historia, no cambiar la realidad”

Para Luis Sepúlveda la única obligación del escritor era «contar bien una buena historia y no cambiar la realidad, porque los libros no cambian el mundo. Lo hacen los ciudadanos».

Había narrado Sepúlveda su azarosa vida a través de su ‘alter ego’, Juan Belmonte, exguerrillero y escolta de Allende creado en 1994 para la novela Nombre de torero. Recurrió a él para «hacer memoria» y combatir «a quienes defienden la amnesia como razón de Estado, como se quiso hacer en Chile».

El fin de la historia, Luis Sepúlveda, 2018

Belmonte fue también el protagonista de una de sus últimas novelas, El fin de la historia, una intriga policíaca que atraviesa el siglo XX, de la Rusia de Trotsky al Chile de Pinochet, e indaga en las terribles consecuencias de la tortura recorriendo las alcantarillas del poder, la política, la diplomacia.

Como escritor, saltó a la fama internacional después de publicar, en 1989, su novela inspirada por su experiencia de convivencia con los shuar Un viejo que leía novelas de amor, que se convirtió en un superventas con numerosas ediciones.

Desde entonces, el éxito acompaña sus libros —novelas, cuentos, viajes, artículos—, que han sido traducidos a muchos idiomas y han recibido numerosos premios.

Residió desde 1997 en Gijón (Asturias), donde fue fundador y director del Salón del Libro Iberoamericano de Gijón, que se celebra todos los años durante la segunda semana de mayo.

Nombre de torero

En Nombre de torero Sepúlveda cuenta una historia basada en la desaparición en la cárcel de Spandau, en los años sombríois del nazismo, de unas valiosísimas monedas de oro. Casi cincuenta años después, caído el Muro de Berlín, dos personajes oscuros pero poderosos, con un pasado político turbio, contratan cada uno por su lado a dos «antiguos combatientes», Juan Belmonte -el que tiene nombre de torero- y Frank Galinsky. En «paro» laboral e ideológico, ambos deben partir en busca de un botín robado que nadie se atreve en realidad a reclamar oficialmente. Belmonte acepta el encargo por amor a Verónica ; Galinsky, por un viejo hábito de obediencia militante cuyo ideal es ahora el de enriquecerse «como todos los demás». Al mismo tiempo, al otro lado del mundo, un viejo humilde y solitario recibe un misterioso mensaje…


En breve

Título  Nombre de torero

Autor  Luis Sepúlveda

Editorial Tusquets Editores

Precio  7,95 €

Idioma  Castellano

Número de páginas  232

Año de publicación  2012

Licencia  Copyright

ISBN 978-84-83836170

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude