1,5 millones de euros en gasolina para ayudar a las familias de los presos vascos

Personas solidarias con las y los presos vascos y sus familiares, junto a una representación de éstos, han ofrecido hoy una rueda de prensa para presentar una dinámica de solidaridad con los familiares.

Según han manifestado, “los familiares de los presos vascos necesitan dinero para combustible y peajes. Los familiares de los 226 presos y presas dispersadas viajan cada semana a un total de 48 cárceles en los Estados español y francés, lo que significa realizar 11.752 viajes que suponen recorrer un total de 14.617.304 kilómetros anuales.”

Según sus estimaciones, “para poder recorrer esos kilómetros se requieren 1.140.150 litros de gasolina que cuestan casi 1.500.000 euros, concretamente 1.482.195 €.”

“Estas cifras frías y clarificadoras expresan parte del drama que continúan padeciendo los familiares. Tampoco ahora nos vamos a quedar de brazos cruzados ante esta realidad. Amigos y amigas de los presos y de sus familiares, gente cercana a su realidad, ponemos en marcha una dinámica pública de solidaridad, que tiene por objetivo ayudar económicamente a los familiares.”

Ahora, las nefastas consecuencias del Covid-19 golpean sobremanera a las personas en situaciones más expuestas, entre ellas, a las y los presos y a sus familiares y allegados.

Dinámica solidaria para paliar las consecuencias en el entorno familiar de los presos y presas

Por ello, han comenzado una dinámica solidaria que pretende paliar las consecuencias que acarrea esta crisis en el entorno de los familiares de los presos y presas políticas vascas que continúan sufriendo la dispersión y el alejamiento. “Hemos abierto una web en la que iremos ofreciendo información de este compromiso solidario que se desarrollará, desde este inicio del verano, en todos los pueblos y barrios de Euskal Herria.”

Xochitl Karasatorre, en la presentación de la campaña ‘Dinero para gasolina’. Foto: Etxerat

Por su parte, Xochitl Karasatorre, familiar de un preso político vasco, ha manifestado que “el traslado de presas y presos vascos a Euskal Herria, único acercamiento admisible, es urgente e inaplazable tras más de tres décadas de sufrimiento por parte de los familiares de presos políticos vascos y 16 víctimas mortales.”

Karasatorre ha puesto de manifiesto los “más de tres durísimos meses sin visitas, soportando la ausencia y la incertidumbre de desconocer cómo estarán realmente”. Ha añadido que si durante la pandemia “el alejamiento de nuestros familiares ha supuesto una pena añadida”, ahora “la desescalada está evidenciando el carácter de castigo añadido que entraña que los mantengan tan lejos, igual que viene ocurriendo desde hace 33 años”.

Sin visitas, sin excarcelamientos y alejados

La miembro de Etxerat se ha quejado de la falta de visitas para los presos políticos vascos que existen todavía hoy. “No han excarcelado a nadie por la pandemia; ni a los 17 gravemente enfermos, ni a los 14 mayores de 65 años, ni a las presas con hijos e hijas en prisión, ni a las embarazadas. Hasta cinco presos no han podido disfrutar de salidas de fin de semana por encontrarse en prisiones ubicadas en otras provincias”.

Karasatorre ha manifestado que “mientras nuestros familiares no sean acercados a las prisiones situadas en suelo vasco, necesitamos dinero para gasolina; mientras se mantengan en su tozudez de no acercarlos a Euskal Herria, ese dinero será para que el 75% de los familiares y allegados nos enfrentemos a distancias semanales de entre 800 y 2.200 km, para realizar visitas de 40 minutos, con el riesgo añadido de viajar con nuestros niños y niñas, con nuestras personas mayores, y la dificultad ahora sumada del riesgo sanitario, con la incertidumbre de si un día puede haber marcha atrás en la pandemia y supondrá, de nuevo, aumentar la sangría económica que padecemos y que es insostenible.”

+ Info

Página web  Deposito bete elkartasun! 

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude