El Gobierno español cierra el ocio nocturno y limita fumar en público; el vasco recupera la Emergencia Sanitaria

El Gobierno español, de manera consensuada con las Comunidades Autónomas, ha decidido cerrar el ocio nocturno a partir de la 1:00 horas de la madrugada y limitar la posibilidad de fumar en público a situaciones en que se garantice la distancia social de 2 metros. Por su parte, el Gobierno vasco recuperará a partir del lunes la Emergencia Sanitaria anulada el pasado junio para convocar las elecciones del pasado 12 de julio a partir del próximo lunes.

El Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas han acordado por unanimidad una serie de actuaciones en Salud Pública para actuar ante el incremento de casos de la COVID-19. Las medidas se centran en el control de la transmisión en los ámbitos que actualmente son el origen de los brotes epidémicos de mayor impacto y riesgo y en aquellas que puedan controlar la transmisión comunitaria asociada a esos brotes.

El ocio nocturno es actualmente el origen de los brotes epidémicos con mayor número de casos asociados y además son dichos brotes el origen de una gran parte de la transmisión comunitaria actual.

Cierre del ocio nocturno a partir de la 1:00 horas

Por ello, una de las medidas consiste en el cierre de discotecas, salas de baile y bares de copas con y sin actuaciones musicales en directo. Y, de forma complementaria, en los establecimientos de hostelería, restauración, terrazas y bares/restaurantes de playa se debe garantizar la distancia interpersonal mínima de 1,5 metros en el servicio en barra y también entre mesas, con un máximo de 10 personas por mesa. El horario de cierre de los establecimientos será la 1:00 h. como máximo, sin que puedan admitirse nuevos clientes a partir de las 00:00 h.

Otro de los ámbitos de actuación acordados son los eventos multitudinarios. En estos, al ser de carácter planificado, se deberá realizar una evaluación del riesgo por parte de la autoridad sanitaria conforme a lo previsto en el documento “Recomendaciones para eventos y actividades multitudinarias en el contexto de nueva normalidad por Covid-19 en España” .En función de esta evaluación, cada evento deberá contar con la autorización de la comunidad autónoma.

Centros sociosanitarios

Los centros sociosanitarios, que son el ámbito en el que se produce el mayor incremento de brotes detectados en las últimas semanas y dado que los residentes en ellos son el grupo vulnerable más importante y prioritario en cuanto a medidas de reducción de riesgo, centran otras tres de las medidas acordadas.

Por un lado, realizar pruebas PCR a todos los nuevos ingresos en los centros sociosanitarios de carácter residencial, con 72 horas de antelación como máximo. También se hará a los empleados/as que regresen de permisos y vacaciones, y a los nuevos trabajadores/as que se incorporen.

Asimismo, se limitarán las visitas a una persona por residente, extremando las medidas de prevención, y con una duración máxima de una hora al día. Y se garantizará el escalonamiento de las mismas a lo largo del día. Estas medidas se podrán exceptuar en el caso de personas que se encuentren en proceso del final de la vida. Además, se limitarán al máximo las salidas de los residentes.

El documento aprobado recoge, por otro lado, que en caso de brote epidémico se realizarán cribados con pruebas PCR en aquellas poblaciones de riesgo y potencialmente expuestas (por ejemplo: residentes en centros socio-sanitarios, barrios con transmisión comunitaria, centros educativos, bloques de viviendas afectadas, colectivos vulnerables, etc.).

Por su parte respecto al consumo de alcohol no autorizado en vía pública se reforzarán los controles para impedirlo así como aquellas otras actividades no permitidas en la vía pública. En este sentido, las comunidades autónomas y ayuntamientos aplicarán las sanciones correspondientes.

En el consumo de tabaco y cigarrillos electrónicos sólo se podrá exceptuar la obligación de uso de mascarilla durante el consumo de tabaco o cigarrillos electrónicos en la vía pública o en espacios al aire libre, en los supuestos en que pueda garantizarse el mantenimiento de una distancia con otras personas de, al menos, 2 metros.

Recomendaciones y capacidades sanitarias

El acuerdo entre el Ministerio de Salud y las Comunidades Autónomas incluye tres recomendaciones: realizar periódicamente, y en la medida de lo posible con carácter al menos quincenal, pruebas PCR a los trabajadores de centros sociosanitarios que estén en contacto directo con residentes, recomendar a la ciudadanía la limitación de los encuentros sociales fuera del grupo de convivencia estable y al mismo tiempo que estos se limiten a un máximo de 10 personas.

El documento especifica que se garantizarán los medios y capacidades de los sistemas sanitarios para el cumplimiento de lo previsto en el ‘Plan de Respuesta Temprana en un escenario de control de la pandemia por COVID-

El Gobierno vasco recuperará la Emergencia Sanitaria a partir del próximo lunes para endurecer medidas

El Gobierno de Lakua ha filtrado que declarará el lunes la emergencia sanitaria, como ya hizo el 13 de marzo, para poder endurecer las medidas de control del covid-19. Lo levantó el 17 de mayo para poder proceder a la convocatoria electoral de julio.

El objetivo es contar con un marco jurídico que permita adoptar las medidas que sean precisas para intentar contener el COVID-19 con el fin de poder garantizar en septiembre el inicio del curso escolar y una actividad industrial y empresarial “con normalidad”.

La declaración de la emergencia sanitaria fue declarada el pasado 13 de marzo por el Gobierno Vasco, sin efectos relevantes porque al día siguiente el Gobierno españo declaró el Estado de Alarma y se arrogó el mando único. Urkullu levantó la declaración de la Emergencia Sanitaria el 17 del pasado mes de mayo para poder convocar las elecciones del 12 de julio, dado que era incompatible con ellas.

Los contagios en la Comunidad Autónoma Vasca (CAV) se han disparado en los últimos días, y aunque ayer viernes bajaron ligeramente los nuevos positivos (- 59 con 510 casos), la cifra de hospitalizaciones se elevaron hasta 136, de las que 13 se encuentran en la UCI. Sin embargo, los 569 nuevos infectados registrados el pasado jueves supuso una vuelta a los datos registrados el pasado mes de marzo.

La posibiliidad de tomar medidas más drásticas ha venido siendo anunciada en las última fechas por distintos responsables del Gobierno vasco. Ya el pasado 6 de agosto, la Consejera de Salud, Nekane Murga, compareció y afirmó que se estaba, “sin duda”, ante una segunda ola epidémica, llamando a reducir “la máximo” la actividad social. LLamamiento reforzado dos días después por el propio Urkullu, que evocó la posibilidad de un “toque de queda”, sobre la que los juristas adivierten falta de cobertura legal por parte del lehendakari para declararlo.

También el pasado jueves la propia Nekane Murga afirmó que Lakua declararía la emergencia sanitaria si la expansión del coronavirus continuaba creciendo al mismo ritmo. Los malos datos de los últimos días son, al parecer, los que han llevado a Urkullu a recurrir de nuevo a esta forma jurídica que activará de nuevo el Plan de Protección Civil de Euskadi (LABI) que permitirá coordinar recursos entre las instituciones.

Acción unilateral del lehendakari en funciones

Estas decisiones se siguen tomando de manera unilateral por parte de Iñigo Urkullu, lehendakari en funciones, a pesar de los llamamientos hechos desde formaciones como EH Bildu y Elkarrekin Podemos para que Lakua se apoye en los partidos y agentes sociales en su toma de decisiones.

El Gobierno vasco, sin embargo, sí se ha coordinado con el Estado, por ejemplo, para adoptar junto al Ministerio de Sanidad las medidas de limitación del ocio nocturno y la posibilidad de fumar en el espacio público, además de diversas mediadas contra los “botellones” o relativas a las residencias sociosanitarias.

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude