La gran banca gana 10.132 millones en el primer semestre en el Estado español

Los bancos españoles cotizados en el Ibex 35 (Santander, BBVA, Caixabank, Sabadell y Bankinter) lograron en el primer semestre del año un beneficio conjunto de 10.132 millones de euros.

Banco Santander obtuvo un beneficio de 4.894 millones de euros entre enero y junio de 2022, un 33 % más que el año pasado, gracias al incremento de los ingresos y a la reducción de las provisiones, con lo que compensó el impacto de la inflación.

Por su parte, BBVA obtuvo un beneficio atribuido de 3.001 millones de euros netos entre enero y junio de este ejercicio, un 57,1% más que en el mismo periodo del año pasado, debido a los mayores ingresos procedentes de la actividad comercial y a las menores provisiones dotadas.

Caixabank presentaba unas cuentas semestrales con un beneficio de 1.573 millones de euros, un 62,4% menos que en el mismo período del año pasado.

Banco Sabadell ganó 393 millones de euros en el primer semestre de 2022, un 78% más, con una rentabilidad del 7%, que prevé mantener e incluso superar a cierre del ejercicio.

Por último, Bankinter ganó 271 millones de euros entre enero y junio, un 11 % más que un año antes, pese a que en la primera mitad del año no pudo contabilizar, como en 2021, los cuatro meses de ingresos procedentes de Línea Directa, y tampoco las plusvalías por la salida a bolsa de la aseguradora.

También las grandes empresas energéticas aumentan beneficios

Las grandes empresas energéticas han tenido un recorrido similar al de la banca. Por citar algunas: Repsol ha declarado 2.539 millones de euros de beneficios en los seis primeros meses del año. Por su parte, Iberdrola ha declarado 2.075 millones de euros en beneficios este primer semestre, y Endesa 916 millones de euros.

Tanto bancos como estas grandes empresas del sector de la energía han mejorado ampliamente sus beneficios del mismo periodo del 2021.

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, ex presidente del Euskadi Buru Batzar (EBB) del PNV y ex -consejero de industria del Gobierno vasco, que ha defendido en los últimos meses con entusiasmo la defensa de la utilización del petróleo y sus derivados para hacer frente a la crisis energética, ha manifestado también que “haría todo lo posible” para no pagar los impuestos que pretende aplicar a las empresas energéticas el Gobierno español durante dos ejercicios con el objetivo de obtener 7.000 millones de euros.

El Ejecutivo español ha propuesto gravar temporalmente con un tipo del 4,8% en su margen de intereses y las comisiones netas de las entidades financieras con ingresos superiores a los 800 millones de euros y con un 2% “los beneficios extraordinarios de las empresas energéticas”, según se recoge en la proposición de ley presentada, que señala que afectará a los resultados de los ejercicios 2022 y 2023.

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko.