Reivindicación y fiesta se combinan en una potente manifestación pensionista en Bilbao

Miles de pensionistas han sacado sus reivindicaciones a las calles de Bilbao hoy lunes acompañados de  comparsas y txistularis

Varios miles de pensionistas se han manifestado este lunes por el centro de Bilbo, en un ambiente festivo enmarcado en la Aste Nagusia, para reivindicar, «gobierne quien gobierne», una pensión mínima de 1.080 euros.

Los manifestantes, convocados por el Movimiento de Pensionistas vasco, y muchos de ellos luciendo pañuelos rojos festivos, y petos verdes con la cifra de su principal reivindicación, que también abría la manifestación con una pancarta en la que leían los lemas «1.080 euros pensión mínima» y «Recorte de pensiones NO».

Alcanzar esta cifra, según el Movimiento de Pensionistas, es «imprescindible sobre todo para una gran cantidad de mujeres con pensiones de miseria».

También exigen, «sin más dilación», a los parlamentos y gobiernos de Gasteiz e Iruñea que aprueben un complemento a la pensión mínima.

«Uno de nuestros lemas es ‘gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden’ así que, como con el gobierno saliente, al entrante, sea del color que sea y de la manera que sea, vamos a seguir manteniendo de la misma forma que llevamos haciendo desde que comenzamos a salir a la calle en enero de 2018 nuestras reivindicaciones», ha advertido Andrea Uña, una de las portavoces del movimiento pensionista.

Uña también ha recordado que, además de una cuantía mínima de 1.080 euros, piden una subida de las cuantías acorde al IPC «real, no al medio», además de la recuperación de la paga compensatoria que recibían en enero y que ha sido suprimida.

Igualmente ha insistido en que sus demandas están dirigidas a revalorizar y mejorar las pensiones que perciben sobre todo «las mujeres que viven en el umbral de pobreza y con pensiones de miseria», ha criticado.

En este sentido ha anunciado que a partir de septiembre, van a reclamar que, este año ya, pero como máximo en 2024, «se apruebe esa pensión mínima de dignidad« porque, ha proseguido, «las reivindicaciones que hemos conseguido, ya están, pero vamos a seguir presionando en la calle y ante las instituciones para alcanzar el resto de demandas».

La plataforma vasca ha anunciado durante la intervención final en las escalinatas del Ayuntamiento que, a partir del próximo mes, retomarán «el impulso de nuevas iniciativas conjuntas con plataformas y movimientos de pensionistas de otras comunidades autónomas del resto del Estado, para demandar al nuevo gobierno central que se forme, nuestras reivindicaciones de pensiones públicas y dignas».

Residencias públicas

Haciendo sonar silbatos y coreando sus principales reivindicaciones, los manifestantes han exhibido otras pancartas en las que se reclamaban «residencias públicas de calidad» y «otro modelo de cuidados».

«Las pensiones públicas no se tocan. Ni un euro de cotizaciones sociales para financiar pensiones privadas» y «No a la brecha de género» han sido otros lemas mostrados en las pancartas durante la marcha, en la que también se han visto banderas feministas, ikurriñas y otras banderas republicanas e incluso de Asturias.

Es la sexta ocasión consecutiva en que se celebra este tipo de movilización, siempre con una participación muy importante, desde que se activó la lucha continuada de las personas pensionistas en Euskal Herria, que tiene Bilbo como referencia de primer orden incluso a nivel internacional.

Al término de la manifestación, los pensionistas se han dirigido al recinto festivo próximo, acompañados de las comparsas, que al término de la marcha han ofrecido a los participantes un aperitivo en sus txosnas a «un precio módico».

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude