“Si Urkullu no nos quiere recibir, nosotras y nosotros le haremos la visita”, dicen los y las pensionistas

Un día después del 8 de marzo,  el movimiento de pensionistas ha resaltado que la lucha por la igualdad real pasa también por luchar contra la brecha en las pensiones entre mujeres y hombres. Han recordado que las pensiones de las mujeres son mas de un 41% menores que las de los hombres pensionistas y que son las mujeres las que al llegar a la tercera edad más se empobrecen y se encuentran  mas desamparadas.

En medio de un fuerte aguacero, cientos de personas convocadas han señalado que las mujeres viudas se empobrecen, y solas tienen que sacar a su familia adelante, por lo que solicitan el 100% de las pensiones de sus parejas fallecidas.

Y como siguen con la ley del 0,25% y el factor de sostenibilidad, los pensionistas quieren blindar las pensiones como un derecho fundamental y con una subida anual del IPC real también por ley.

EL movimiento de pensionistas sigue sin fiarse del Pacto de Toledo, que el pasado jueves celebró su primera sesión de la legislatura en la que se trató uno de los temas que cuenta con el acuerdo por parte de los representantes de casi todos los partidos, el de la despenalización de las pensiones anticipadas, con 40 años o más cotizados, pero no se llegó a aprobar ninguna propuesta.

Creen también que deben seguir en la calle luchando por sus reivindicaciones y movilizándose para que los responsables políticos les reciban y les escuchen, a pesar de que el lehendakari Urkullu se niegue por tercera vez a abrir la Lehendakaritza a sus representantes y les remite a la reunión celebrada el pasado marzo con la Consejera de Empleo, y Políticas Sociales Beatriz Artolazabal que el movimiento de pensionistas, valoró muy negativamente.

Por eso, el próximo 18 de marzo acudirán a Gasteiz a hacerse oir delante de la Lehendakaritza, para reafirmarse en sus exigencias ante el Gobierno del señor Urkullu.

Por su parte, en Leioa, 45 mujeres y hombres se reunieron como todos los lunes en el Bulevar de la Travesía Iparragirre, en este caso bajo la Stoa cubierta, para resguardecerse de la lluvia en su reivindicación de unas pensiones públicas dignas y una pensión mínima de 1.080 euros para todo hombres o mujer pensionisa.

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude