Con la repatriación de cinco presos vascos el Gobierno español pondrá fin a su alejamiento generalizado

Con el traslado de cinco presos vascos a cárceles del sur de Euskal Herria concluirá la política de dispersión aplicada durante 34 años (desde 1989 concretamente) por los Gobiernos españoles a los presos vascos.

Concretamente, los presos que ha decidido repatriar son Asier Borrero Toribio (de la cárcel cántabra de El Dueso a una cárcel aún no concretada de la Comunidad Autónoma Vasca (CAV); Gregorio Escudero Balerdi (de la cárcel palentina de Dueñas a una cárcel de la CAV); Garikoitz Etxeberria Goikoetxea, también de la cárcel de Dueñas a una de la CAV por determinar; Irantzu Gallastegi Sodupe, de la cárcel madrileña de Estremera a la que le asigne el Gobierno vasco; y Faustino Marcos Álvarez, de la cárcel zaragozana de Daroca a la que le asigne el Gobierno vasco.

Únicamente queda fuera, por motivos procesales al estar pendiente de juicio en la Audiencia Nacional, Jaione Jauregi, encarcelada de modo preventivo en Alcalá (Madrid).

Faustino Marcos Álvarez cumplió los 3/4 partes de su condena en el 2019 y está a punto de cumplir la pena impuesta completamente.

Por su parte Asier Borrero cumplirá las 3/4 partes de su condena en agosto de este año; Gregorio Escudero Balerdi en septiembre del próximo año; e Irantzu Gallastegi Sodupe hará otro tanto en noviembre del próximo año.

Punto final al alejamiento de los presos de Euskal Herria

Con esta cinco repatriaciones, el Gobierno español pondrá final a la política generalizada de de alejamiento y dispersión de los presos vascos alejados en cárceles lejanas a Euskal Herria

Desde la asunción de la transferencia en octubre de 2021, el Gobierno de Lakua ha sido quien ha decidido a qué cárcel concreta era destinado cada preso repatriado y se han concedido varias docenas de terceros grados, si bien lejos aún de las cifras que correspondería y revertidos en ocasiones por la Audiencia Nacional vía recurso final.

En cuanto al Estado francés, se ha terminado de vaciar de vascos la cárcel de Mont de Marsan, con lo que casi todos los miembros de EPPK están en Lannemezan. Subsiste la anomalía de Ainhoa Ozaeta, presa en Réau, en parte por no haber módulo de mujeres cerca de Euskal Herria.

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude