El movimiento pensionista reclama recuperar el poder adquisitivo de pensiones y salarios

Tras la aprobación en el Congreso del Real Decreto Legislativo 2/2023 de 16 de marzo que cierra la segunda parte de la reforma de pensiones, el Movimiento de Pensionistas de Euskal Herria ha manifestado en las concentraciones de hoy lunes que “esta no es la reforma que venimos reclamando en las calles desde hace más de cinco años”.

Aunque el Real Decreto Legislativo (RDL) incorpora ciertas mejoras, a juicio del movimiento pensionista “es parte de un proceso de reformas que está recortando pensiones y derechos de las personas pensionistas. Reformas que como la del 2011 deberían haber sido derogadas y que en este RDL se perpetúan”.

Según han informado, el incremento de las pensiones mínimas no alcanza ni siquiera los 1080 euros. Afirman que una persona pensionista mayor de 65 años, con cónyuge no a cargo, pasaría según la tabla del gobierno de 743 euros en 2023 a 873 euros en 2027 tras aplicar en dicho año 2027 el 60% de la renta mediana tal como dictamina el RDL.

Rechazan igualmente que se aumente de 25 a 29 años el periodo de años cotizados para el cálculo de la pensión  reclaman volver a los 15 años anteriores a 2011.

Proponen asimismo mejorar la compensación de los vacíos de cotización, porque el RDL “ni siquiera vuelve a la situación anterior al 2011” y valoran que el complemento de brecha de género que aumenta para el año 2024 y 2025 un 10% la prestación por hijos e hijas son insuficientes.

Consideran positivo incrementar el fondo de la Seguridad Social aplicando medidas como el destope de bases máximas de cotización, el establecimiento de la cuota de solidaridad o la mejora de cotizaciones, si bien “estas medidas por su cuantía y proyección temporal son escasas”.

29 pensionistas se han concentrado hoy en Leioa pidiendo una pensión mínima de 1080 euros I Foto: Leihoa.info

El RDL tiene recortes

Según el Movimiento de Pensionistas de Euskal Herria “no se puede decir que este RDL no tiene recortes”. Afirman que los recortes en las pensiones procedentes de reformas anteriores como el aumento de la edad de jubilación de 65 a 67 años o el incremento de años cotizados para acceder al 100% de la pensión se siguen cumpliendo y “se ratifican recortes como el incremento de los años de cotización necesarios para el cálculo de la pensión de 15 a 25 años, que con este RDL se aumentan a 29”.

El movimiento pensionista vasco consider que, tal como aparece en el RDL las decisiones futuras respecto a la financiación y prestaciones del Servicio Público de Pensiones a los criterios del Informe de envejecimiento publicado por la Comisión Europea, la AiReF y el Pacto de Toledo ” deja la puerta abierta a nuevos recortes de las pensiones”.

Por ello instan al gobierno y partidos políticos a “aprovechar la tramitación parlamentaria para establecer en 2023, la pensión mínima de la persona pensionista con cónyuge no a cargo en 1080 euros por catorce pagas”.

También exigen derogar los recortes de las reformas de pensiones incluida la de 2011, “recuperando cuando menos la jubilación a los 65 años, 15 años para el periodo de cálculo de la pensión y derogar los coeficientes reductores de la jubilación anticipada con 40 años cotizados y que los planes de pensiones colectivos de empleo coticen y tributen como rentas de trabajo”. También plantean restablecer la paga compensatoria para recuperar pérdida del poder adquisitivo de las pensiones y medidas efectivas para erradicar la brecha de género de salarios y pensiones”.

El Movimiento de Pensionistas de Euskal Herria ha convocado movilizaciones para el próximo sábado 13 de mayo una movilización en Bilbao y una movilización conjunta en Gasteiz el jueves 25 de Mayo, en las que invitan a participar a los pensionistas y a la ciudadanía en general.

Sareetara

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude